sábado, 12 de diciembre de 2015

Declaración de (des) amor.

Fui tu primer amor y tu primera víctima. Tu primera vez y tu primera despedida. Tu primer para siempre que acabó en hasta nunca. Tu primer "Te quiero", tu primera discusión, tus primeras lágrimas. Tus primeras mentiras.

Tú fuiste mis primeras caricias, mis primeras sonrisas, mi mejor paracaídas. Pero también fuiste mi peor pesadilla, mis ganas de nada, las noches en vela llorando en la almohada. Fuiste mi todo. Mi mayor logro. Y mi peor pérdida.

Y ahora ya no eres nadie. Una persona más. Una de tantas. Alguien que a pesar de haberlo sido todo  ya no me duele. Ya no dueles. Y no sabes qué alivio sentirse así. Sabiendo que ya sólo somos dos desconocidos, que hace muchos años se conocieron demasiado bien.


miércoles, 9 de diciembre de 2015

Vivimos de ilusiones que un día creímos realidades. 
Y qué ilusos somos.


Creer en poder vivir dentro de un sueño.

Sentirlo como si fuera real.
Como
si
fueras
real.

domingo, 18 de octubre de 2015

El otoño y tú.

Así llegaste tú. De repente, sin avisar.
Calmando el dolor por los abrazos que ya no me daban.
Dándole sentido a mis días.
Así, sin más.
Como este otoño.
Que en vez de enfriarme el corazón, me lo está calentando.

viernes, 7 de agosto de 2015

Demasiado tarde, amor.

Hace un par de años habría matado por que actuaras como lo haces ahora. 
Por que fueras tú el que me buscara con la mirada entre la multitud.
Por que fuera tu último pensamiento antes de caer dormido.
Por que me escribieras diciéndome que querías verme, que ese segundo en la calle no había sido suficiente.
Te lo juro, habría matado.
Pero como siempre, llegas tarde. 
Eres un impuntual en el amor.
Y no te culpo. Ahora ya no. 
Antes te culpaba a todas horas. De lo nuestro. De lo tuyo. Y de lo mío. 
De todo lo que pasó. Y de lo que no.
Fuiste el culpable de todo aquello.
Del paraíso en el que viví unos años. 
Y del infierno que viví después, cuando todo se fue a la mierda.
Pero ya no te culpo. Porque todo ese rencor, toda esa tristeza, por fin se curó.
Porque otra persona supo ver en mi lo que tú no.Y cerró viejas heridas.
Ahora porfin vuelvo a reír y ya no sé lo que es llorar por desamor.
Aunque a veces lloro, no lo niego. 
Pero lloro por la nostalgia de saber que ahora podría tenerte, de saber que te arrepientes, y de haber perdido el tren que me llevó a otro corazón.
Sé que ya no es amor. Lo sé, y aún así a veces lloro.
Porque podríamos haber movido oceános y continentes en aquel momento, pero ahora ya no.
Y me jode, porque nuestra historia (mientras duró) fue la más bonita que hemos vivido los dos. 
Y se acabó por tu culpa. Lo sabes, aunque no lo admitas.
Y al final pasa lo de siempre. Que el tiempo pone a cada uno en su lugar, y al que menos sufrió en su momento ahora le toca ver al amor de su vida en brazos de otro. 
Y no sé qué es peor. Lo que tuve que pasar yo cuando se terminó, 
o lo que estarás pasando tú ahora por no poder volver a estar conmigo.


Supongo que me pasa un poco lo que dice mi amigo Defreds, que hay personas que sólo con verlas te hacen temblar. Aunque sea tarde. Aunque ya no se pueda. Siempre van a conseguirlo. Que las ganas estén ahí.

Y yo a ti siempre te he tenido ganas.
Hasta cuando te odiaba.

sábado, 1 de agosto de 2015

Autoayuda(ndome)

Cuando estás pasando por un mal momento o por varios a la vez, te das cuenta de que pocas veces tienes de verdad a alguien. Sólo te tienes a ti.Y tú misma eres la que tiene que salir adelante, sola. Porque vale, sí, en ocasiones puntuales tendrás a alguien que te escuche o un hombro sobre el que llorar. Pero el resto del tiempo, estás sola. Y sólo te tienes a ti. Y a esa cabeza loca que a veces te dice que puedes y otras te dice que se rinde. Pero eso es la vida, una lucha constante entre el quiero y el no puedo, entre el puedo y el no quiero, entre el sí y el no, entre la alegría y la pena. Y a veces es muy difícil seguir adelante cuando lo único que ves a tu alrededor es osuridad. Cuando te sientes menos que los demás. Cuando eres la única que llora mientras todos a tu alrededor sonríen. Cuando sientes que el resto lo tiene todo y tú no tienes una mierda. Cuando los ves felices, con sus metas y aspiraciones, cumpliendo sus sueños y tú estás ahí estancada, sin saber cómo salir adelante, sin motivos para hacerlo. SOLA.
Pero llegará un día en el que todo te parecerá más fácil y en el que por fin verás esa luz que tanto ansias. Esa luz que te guíe y te de los motivos que necesitas para darle sentido a tu vida. Y recuerda, que aunque a veces te veas acorralada y creas que no hay salida, y que los problemas parecen no tener solución, siempre, siempre, siempre, acaba saliendo el sol.

miércoles, 15 de abril de 2015

Soñando recuerdos.

Yo, que me creí tu supernova y no llegué ni a estrella, fugaz.
Tú, que me jurabas amor y no supiste quererme.
La que se creía tus mentiras, yo.
El cabrón al que quería, tú.
Tú y yo. Yo y tú.
Y pensar que una vez fuimos eternos.
Que lejos quedan ya esos años.
Y que cerca te tuve hace unos días.
Menos mal que por fin me quiero
y menos mal que al fin me quieren.
Más de lo que un día lo hiciste tú.
Mejor de lo que un día lo hiciste tú.
Y sin embargo, aún te recuerdo.
Qué putada, eso de que los primeros amores nunca se olviden.
Y qué puta la vida, que no nos quiso ver juntos.

martes, 14 de abril de 2015

Yo te recuerdo, pero tú no me olvidas.

Como dice el dicho, más vale lo malo conocido que lo bueno por conocer. En tu caso conociste lo bueno desde el principio pero te fuiste en busca de lo malo. Y así nos fue. 
Lo bueno es que te has dado cuenta de que lo que perdiste fue lo mejor que ibas a tener nunca. Lo malo, 
es que nunca lo recuperarás.

Puede que yo siempre me acuerde de ti, 
pero es que tú no me vas a olvidar nunca. 

domingo, 25 de enero de 2015

Retroceso.

Quererte aunque me duelas. 
En silencio, a escondidas. 
Soñarte bonito, 
despertarme, 
y que te hayas ido. 
Mil atardeceres en mis ojos, 
cien sombras tuyas en cada uno.

jueves, 8 de enero de 2015

De cuando te creía olvidado, pero no.

Que en días como hoy 
tengo más  presente el pasado 
que el presente. 
Que tiendo a volver atrás 
aunque todo me vaya genial. 
Que la nostalgia no me deja avanzar. 
Que vuelvo a echar de menos 
lo que un día porfin empecé a echar de más. 
Que los recuerdos no tienen fecha de caducidad. 

Que aún me quieres, 
y siempre lo harás. 
Que aún te quiero,
y no quiero hacerlo.