miércoles, 7 de marzo de 2012

Primero tú, después lo demás.


Todos los días la misma rutina. Me levanto, enciendo el ordenador, como, voy a clase, vuelvo, meriendo, tv, enciendo el ordenador, tuenti, twitter, tumblr, blog, prácticas de la universidad, ceno, tv, tuenti, tumblr, twitter, dormir. Y así se me pasan las horas, los días y los meses...A veces pienso qué coño estoy haciendo con mi vida, siento que no la aprovecho una mierda y en vez de intentar cambiarlo, me quedo quieta, sin hacer nada. Esperando que llegue el siguiente día para volver a hacer lo mismo que el anterior. Pero hay algo que me motiva, hay algo que me hace querer levantarme cada mañana y querer seguir en este jodido mundo que nos ha tocado vivir. Y eres tú. El chico alto y flacucho, el que me mira, sonríe y me guiña el ojo con descaro, el que consigue ponerme nerviosa y me hace soltar un "idiota"con una sonrisa porque no sé qué decir, el malote de turno y el buenazo a escondidas. El más guapo de entre los guapos, pero el más difícil también. El que va de tipo duro pero luego se vende por unos mimos. Tú eres la razón por la que me levanto y por las que otras veces no me quiero despertar. Que soñándote también se está muy agustito, oye.  Que aunque me pongas las cosas difíciles, por un lado lo prefiero, así no me aburro y me entretengo en eso de intentar enamorarte. Y qué coño, que prefiero lo difícil contigo a lo fácil sin ti. En verdad exagero, no eres tan difícil, sólo aparentas serlo. Pero bueno, como ya nos vamos conociendo, te sigo el juego. Y si tú te haces el duro, yo me hago la orgullosa. Y si tú eres el ratón, yo soy el gato. Y si tú eres el lobo, yo caperucita. Y así se me pasan los días, queriéndote. Y que por mucho que me queje porque siempre es todo lo mismo, de toda mi rutina, eres mi parte favorita.