viernes, 5 de octubre de 2012

No more drama.


'Lo suyo es el drama, sí. Qué le vamos a hacer... Le gusta más que a un tonto un lápiz, o eso dicen. Ella opina que no, pero como decía aquel, setecientos millones de chinos no pueden estar equivocados. Lo suyo es el drama, pues. El drama. Y vivir sin anestesia. No busca la aguja, pero es que la encuentra. Acaba operándose a corazón despierto. Si no lo hace ella, lo hace el tiempo. Así se curó de aquello, y de aquello otro. Pero también así, al final, consiguió olvidar cualquier suspenso, cualquier dolor, pequeño o grande, y así es como se le pasan los cabreos. Haciendo un drama, incluso cuando no lo pretende. Y no respira, suspira. No se aficiona, se flipa. Nunca discute, la lía. Cuando se asusta siempre grita. No es que le apetezca, lo ansía. Y todo esto sin darse maldita cuenta la mayoría de las veces. Insoportable, la pobrecita.'




3 comentarios:

Nerea Riveiro dijo...

Parece que soy yo, cuando me enfado no atiendo a razones y me vuelvo loca. Un gran defecto pero bueno. ¡Un besazo! :)

Una pequeña fierecilla. dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Una pequeña fierecilla. dijo...

Hola, se presenta tu nueva seguidora :)
Veras este es mi blog, lo tengo a apenas un par de días y me que se diera ha conocer. Tu blog es uno de los que mas me gusta por eso he pensado en que me podrías echar una manita :]
Besos!