lunes, 26 de diciembre de 2011

*

Hacemos como que no pasa nada. Que estos seis meses de tiras y aflojas no nos importan, hacemos como que no nos importamos. Nos conformamos con vernos dos veces a la semana cuando a mí no me importaría pasarme los días enteros contigo. Nos va lo de querernos un ratito y olvidarnos después. Y queriendo o sin querer, nos hacemos daño. Tú me haces daño. Eres un cobarde empeñado en que lo mejor es que cada uno vaya por su lado, cuando en el fondo sabes que los dos caminamos por el mismo. Que tú no eres sólo tú, ni yo soy sólo yo. Que somos tú y yo. Pero no lo ves, o no quieres verlo. 
Fingimos que no sentimos nada el uno por el otro, y así nos va.



FELIZ NAVIDAD a todos :)

sábado, 24 de diciembre de 2011

Ven a buscarme, es lo único que busco.

Pagamos y nos vamos. Llegamos a mi casa, que recorremos a tientas, entrbesos.Sabes que necesito amor, cada gesto mío lo grita. Pero no hay nada que tú puedas hacer por mí. Tú mismo sólo eres un hombre, un montón de miedos y de vergüenzas que te ponen a la vez encima de mí y a un millón de kilómetros, que te impiden entregarme lo que necesito, lo que con toda probabilidad tú mismo necesitas.
Adaptación mía de un pequeño fragmento de "La textura de sus bragas" 
http://cerero.wordpress.com/


Aquí os dejo mi twitter, por si me queréis seguir por ahí también :)

lunes, 19 de diciembre de 2011

Ojalá supieras...

Que sólo tengo ojos para ti, a ver si te das cuenta ya de una jodida vez.
Que los demás me dan igual. Como si se quiere acabar el mundo, que si estoy contigo me sentiría a salvo.
Que con un beso tuyo me haces ir desde el -∞ al +∞
Que eres lo primero en lo que pienso cuando me despierto por las mañanas, y también eres mi último pensamiento antes de quedarme dormida.
Que aunque me haga la dura y parezca que me da(s) igual, pierdo el culo por ti.
Que lo daría todo porque fuera para ti tan importante como tú lo eres para mí.
Que moriría por saber si en algún momento del día te acuerdas de esta "rubita" (como me sueles llamar).
Que haría lo que fuera por que te enamoraras de esta idiota que sólo sabe quererte.

Me gustan las noches. Con luna. Sin luna. Con estrellas o sin ellas. Contigo. Pero sin ti no.

I love someone, mum.

lunes, 12 de diciembre de 2011

Dormir a tu lado y escucharte respirar.

Noche de fútbol. De cervezas. Ginebra. Noche de risas. De buena compañía y un poco de música para calentar motores. Noche de bodegas con ELLAS. Entrar al local y verte a lo lejos. Tan o más guapo que de costumbre. Se cruzaron nuestras miradas y te acercaste a mí. Me dijiste lo guapa que iba entre un abrazo y un beso que me supo a gloria. Para después, terminar tomando caminos diferentes, tú con los tuyos y yo, yo con las mías. Pero como todos los sábados, sabías donde encontrarme. Y fuiste a buscarme. Y entre toda la gente y unas cuantas rosas, me viste. Bailamos y bebimos hasta que no pudimos más. Y terminamos con nuestras respiraciones a 100 por hora bajo mis sábanas. Fue una noche de mil y un besos, de caricias por todo el cuerpo, fue una noche de pasión en la que la locura se llevó toda nuestra cordura. Nos bebimos a sorbos pequeños para que no se nos acabara el agua y no nos muriésemos de sed. Fue una noche en la que nuestras ganas estaban deseando volver a encontrarse, y ahora sé que no quieren volverse a perder. Al igual que yo no quiero que se pierda tu olor en mi almohada. 
Anoche fue una noche de las que ya había dado por perdidas contigo, me equivoqué. 
Y ahora estoy aquí, la madrugada de un lunes recordando lo que me hiciste volar la mañana de un domingo. Y ahora solo puedo contar las horas, los minutos y los segundos que faltan para que se repita una noche como esa, porque para mí no fue una noche cualquiera, fue NUESTRA noche.
Y aunque no me lo digas e intentes hacerte el durito conmigo, sé que para ti, también lo fue. 

miércoles, 7 de diciembre de 2011



Cada día la misma historia, pero con distinta fecha. Las mismas putadas pero con distintas excusas. Las ilusiones joden demasiadas vidas, y tú... tú eres demasiado ilusa. La desconfianza te salva a veces. No le crees, pero le sigues el royo, con la esperanza de que algun dia éste se gaste y tenga que usarte a ti para limpiar sus daños. Al final acaba pasando el tiempo, con el. Y todas esas veces que no se acordó de ti, son lo único que tu recuerdas. Y sólo queda una cuestión de tantas que te planteaste. ¿Jugáis al mismo juego, o es él el que juega contigo?


movidatrasmovida.

lunes, 5 de diciembre de 2011

Estoy acojonada. No sé si le quiero pero sé que tengo muchísimo miedo a perderle. Y desde hace un par de semanas siento que lo pierdo, que se nos está escapando la magia que teníamos y ni si quiera sé a ciencia cierta cuál es el por qué, si es el miedo a volverse a enamorar, o que no está preparado para otra relación, o qué se yo... Pero lo que más impotencia me da es que esto que tenemos, que aún no es nada, termine sin saber si habría funcionado, sin haberlo intentado si quiera.

Ayer estuve con él, y a pesar de no haber estado mal tengo una sensación de vacío. Sólo tengo ganas de llorar, de llorar y preguntar que porqué a mí. Que me merezco que me pase algo bueno de una puñetera vez. Que lo único que quiero es un poco de amor, necesito que alguien me quiera, mejor dicho, necesito que ÉL me quiera.  ¿Tampoco pido tanto, no? Sé que no debería ser tan dependiente, pero no puedo evitarlo, no puedo ser feliz si la persona que necesito que esté a mi lado no lo está. Y, en el fondo, nadie lo es. Pero a mí "nadie" me da igual, a mí sólo me importa "él y yo".

Que por mucho tiempo que pasemos juntos, para mí nunca será suficiente.