jueves, 28 de julio de 2011

Arriésgate ya, joder.

Cada sensación, cada palabra, lo he imaginado todo. Nunca lo sabrás si nunca intentas olvidar tu pasado y simplemente ser mío. Te reto a que me dejes ser la única, prometo que merezco que me abraces así que, vamos, dame una oportunidad para demostrarte que soy la que puede caminar contigo hasta que comience el final. Sé que no es fácil entregar tu corazón, nadie es perfecto, creéme, lo sé.

jueves, 21 de julio de 2011

LoveLife

Más amen y menos amén, que el amor es el motor del mundo y es necesario querer.

Aunque a veces duela.

sábado, 16 de julio de 2011

Miedo.

Todo se va, como las ganas que tenía hace unos días y la derrota que siento cuando ya no siento nada. Mi vida es tratar de sentirme bien por el momento, porque sé que ser feliz eternamente no se puede. Tengo miedo, miedo a depender de otra persona, miedo cuando veo que ni mi alma lo controla. Miedo porque pienso que no es como yo pensaba. Miedo de seguir harta y cansada, miedo. Tengo miedo, lo juro. No hay más miedo que acostarme y levantarme completamente insegura.

Puedes pasar un millón de momentos agradables, ¿sabes? Toda una vida a su lado, que basta con que haya un sólo segundo incómodo para pensar que no vale de nada todo lo que ha pasado.

jueves, 14 de julio de 2011

Por querer...

Quiero un chico de verdad que se mantenga con vida, que tenga Soul y que sepa librarse de la rutina. Yo no quiero que sea perfecto ni que necesite fiestas que lo diviertan. Quiero que escuche conmigo música selecta, quiero que al final de la peli siga despierto. Vivir con el sin reglas, sin prisas...quiero una botella entera llena de sonrisas. Quiero ver amor en cada gesto y que acabemos el partido con el juego perfecto. Sobrevivir a los tópicos muertos, hacer esquí en cada curva del cuerpo. Y que podamos decir que el mundo sigue siendo nuestro, sin tener que definir ninguna imagen al resto. Quiero su voz, y sus enfados molestos no tienen importancia cuando fluyen por defecto. Quiero que me mire y me sonría, quiero enamorarme de su piel el primer día. Sentados en un banco dormir en su barriga, yo...quiero que me pinte besos que no borraría. Quiero pasear por la ciudad, que hable y no me escuche solo me quiera besar. Que sea sencillo y que sepa amar, quiero pasear por la orilla de su cuerpo. Estar cenando chocolate, ver horas pasar, perderme entre su pelo. Que tenga mil defectos que no se puedan curar, que juntos nos riamos de lo bueno y de lo malo. Solo me basta con que nuestros enfados se resuelvan en la cama con tarrinas de helado. Quiero la vergüenza lejos, quiero confianza, quiero que el respeto sea la única alianza. No voy a cerrar el tarro del amor si se destapa. Quiero estar lejos del discurso de siempre, que sigamos igual cuando se termine septiembre. Que sepa que lo que tenemos no se compra ni se vende con dinero, que nada se nos escapa. Hacer de la cama nuestro parque de atracciones sin complicaciones, quiero que sea guapo. Quiero que sea distinto de como soy yo, sería aburrido ¿no crees? si somos iguales los dos. Quiero que despierte conmigo todos los dias del año, que no haya rencor en sus palabras para hacerme daño. Quiero que me pida todo lo que quiera. Quiero ensuciarme para ducharme con ropa, quiero bañarme con el en la playa en pelotas. Yo no soy perfecta y nunca lo seré, tengo mil defectos ninguno cambiaré. Porque sé que a mi me esperas tú y sé donde encontrarte, tú eres mi pequeño y de mi vida ya eres parte.

miércoles, 13 de julio de 2011

True love.

Tengo que decirte algo...No me interrumpas.
Nunca saltas ni arriesgas, prefieres saltar a la pata coja. Nunca finalizas lo que inicias, inicias lo finalizado. Nunca haces caso de lo que te dicen, te dicen A y haces B... para ti B siempre es mejor que A. Nunca soportas los climas extremos pero quieres viajar a la Antártida y vivir en el desierto. Nunca tu intensidad ha durado más que unas horas. Nunca escribes con sentido, pero todo el sentido eres tú. Nunca te comes todo el plato pero te mueres de hambre cada vez que me ves. Nunca dejas de observarte en el espejo por si olvidas cómo eres. Nunca devuelves las miradas, te mueres de vergüenza tan rápido que al final no te da tiempo. Nunca dejas de mirar las nubes, y yo no dejo de pensar qué estarás pensando. Nunca combinas los zapatos con la bufanda, combinas la bufanda con los días. Nunca quieres llevar reloj, pero tampoco quieres dejar de perderte. Nunca nadie supo cómo contentarte. Nunca dejas de comportarte como una niña. Nunca te has dejado besar si no es por sorpresa. Nunca te gusta compartir paseos, pero adoras compartir una siesta para dos. Nunca sabes qué decir y en cambio siempre lo dices todo. Nunca te preocupas por ti, prefieres estar más pendiente de los demás. Nunca abandonas el miedo, pero sin embargo no tienes miedo a llorar. Nunca admites que me quieres y aun así me dejas cartas en el buzón una vez por semana. Nunca te gustó el café y adoras las cafeterías. Nunca te bañas cuando vas a la playa, sólo juegas con las olas y corres por la orilla. Nunca quieres que te acompañe hasta la puerta, pero te encanta que te espere en cualquier sitio. Nunca llegaré a conocerte del todo. Nunca dejas que te rescate, prefieres que nos rescatemos juntos. Nunca dejas de hacerme daño, pero nunca he estado tan seguro de que sin ti no podría… Es extraño, porque he dicho tantas veces nunca que hasta creo haber perdido la cuenta de todos los siempres.




Preciosísimo texto de mi querida:

http://www.fotolog.com/capuletstomb

sábado, 9 de julio de 2011

- ¿Sabes lo que yo creo? Que lo que tienes, lo que siempre has tenido, es miedo. Sí, miedo a volver a entregarte, a volver a dar el 100% de ti y a perderte a ti mismo. A sacrificarte por una persona, a pensar en ella más que en ti mismo, como hiciste aquella vez. Sí, miedo a salir tan mal parado como aquella vez. No voy por mal camino, ¿verdad? Te da pánico volver a imaginarte entrando en otra relación asfixiante; te da tanto miedo que sales corriendo antes de entrar. Te da mucho miedo volver a sufrir, que vuelva a salir mal, te da miedo intentar sentirte completo, completamente feliz, por si la historia se repite.
- No lo entiendes, no es exactamente…
- Te equivocas, sí que lo entiendo. Lo entiendo porque yo era igual que tú. Me daba pavor volver a sentir mariposas en el estómago por alguien distinto, porque, ¿y si salía mal de nuevo? Saliendo de una relación tan tortuosa como la nuestra, no podría haber pensado de otro modo, es normal, y también es tu caso.. Pero, ¿sabes qué? Que un día llega alguien y te toca con su alegría, su vitalidad, sus ganas de vivir. Te llena con su sonrisa y te contagia todo su entusiasmo. Te despierta y vuelves a vivir. Te renueva las ilusiones que creías perdidas, te recuerda que debes atender esos antiguos sueños que por miedo o por falta de decisión dejaste pasar. Te escucha, te intenta comprender. Te llena de amor, te entrega lo mejor de sí mismo sin pedir nada a cambio.. y sin quererlo, te cambia la vida. Vuelves a sentirte como un niño y dejas atrás el mido y las dudas porque algo en tu interior te dice que esta vez sí va a salir bien. Pero si no te abres a eso, si no permites a nadie entrar de nuevo en tu corazón, siempre te preguntarás qué hubiese pasado.
- Todo eso es genial, de verdad, pero ¿tú tienes esa seguridad de que todo saldrá bien? Porque yo ya sentí esa seguridad una vez y creo que fue una sensación equivocada.. mira los resultados: un corazón destrozado.
- Sí, la tengo.
- ¿Por qué? ¿Cómo puedes estar tan segura?
- Porque yo no soy como era ella, somos completamente opuestas y lo sabes; me lo has repetido tú mismo millones de veces. Entiendo tu miedo y tu preocupación, pero escucha, lo sé, lo siento: saldría bien. ¿Cuántas veces me has dicho lo fabuloso que era esto? ¿Por qué dudas ahora? ¿Por qué iba a dejar de ser todo así?
- Convénceme. Dame un motivo para creerlo, dame una razón para arriesgar
.

lunes, 4 de julio de 2011

Quién me lo iba a decir.

¿Me puedes explicar qué cojones me has hecho? Hasta hace un mes era la persona más triste del mundo y ahora, ahora estoy todo el día con la sonrisa en la cara. ¿Cómo lo has hecho? ¿Han sido tus besos, tus labios, tu risa? ¿O la forma en la que me miras, me tocas y me hablas? Alomejor han sido tus comentarios indecentes, tu forma de decir las cosas, la chulería que tienes encima, tus mensajes, la forma en la que me tomas el pelo y luego te ríes por mi inocencia, tu apariencia de chico malo que me vuelve loca o tu mano entrelazada con la mía... no sé. Lo único que sé es que te tengo unas ganas infinitas, y tengo pensando desgastarte la próxima vez que estemos frente a frente.Quedas advertido.