lunes, 28 de febrero de 2011





lunes, 21 de febrero de 2011

viernes, 18 de febrero de 2011

El nº 4 me da mala suerte.

En esos 4 años fuiste incapaz de comerte la tarta de cumpleaños conmigo, y ahora, con la primera que se te cruza, lo haces. Qué triste es, que triste es darme cuenta de lo poco que has valorado lo que tenías al lado. O alomejor lo que pasa es que nunca te he llegado a importar tanto como decías. O tal vez, la primera que se te ha cruzado por el camino es en ¿4 meses? más importante para tí. (Creoqueelnumero4nomedabuenasuerte). Pero a pesar de toda la mierda que he comido en los últimos meses (y sigo comiendo cada vez que me meto en tu puñetero tuenti), sé que voy a salir hacia delante, porque no me merezco estar así por una persona que lo único que hace es demostrarme que cada día que pasa merece menos que la quieran. Que te vaya bien en tu nueva vida de la que ya no voy a formar parte, pero que sepas que a mi me va a ir mejor.

jueves, 17 de febrero de 2011

Apariencia normal


Si ya sé que antes molaba. Tú también, no creas. Hacías que fuera distinta a todo lo que era. Mis amigas siempre me dicen que debería mandarte a la mierda. Nunca he sido de hacerle mucho caso a mis amigas. Puede que ahora sea de otra forma, no lo niego. Pero no tengo la culpa. No me gusta tirar piedras y que sean mis cristales los que se rompan, ni me gusta intentar abrazar a alguien que sale corriendo cuando me ve. Siempre he tenido ganas de susurrarte al oído todo lo que me pasa cuando te veo, pero no me atrevo. Sí, ya ves, puedo estar haciéndote reír durante horas y cuando se trata de mandar escalofríos me vuelvo inutil. Las cosas son un poco diferentes. Ya no sé cuando te has cortado el pelo, ni puedo mirarte de reojo sin que te des cuenta. Ahora no quiero perseguirte para poder abrazarte de verdad. Bueno, sí que quiero, pero no lo puedo admitir delante de ti. Ahora solo quiero que pienses que no me importas, aunque sí que me importas.

lunes, 14 de febrero de 2011

-No sé cuando me enamoré de tí ni cuanto, porque no hay metros cubicos ni litros para medir todo eso. Pero si se por qué... Porque cuando andas con catarro hueles a "vicks vaporub", porque tienes un hueco aquí, entre el hombro y el pecho, y cuando pongo mi cabeza me siento en casa, porque en todas las fotos que tengo tuyas sales siempre sonriendo, en todas... ¿Y tú por qué te enamoraste de mí?

-Yo no escogí enamorarme de tí, pero la primera vez que te besé nuestros dientes se rozaron por una milésima de segundo y fue increible. La hora exacta de ese beso era las doce y diez, y quité la pila del reloj, para que se quedase la hora detenida PARA SIEMPRE. Parada. El minuto exacto en el que me besaste está metido en un reloj PARA SIEMPRE y ya nunca sé que hora es. Pero me da igual, y desde entonces miro constantemente el reloj.

sábado, 12 de febrero de 2011

Quise llamarte, pero...


Quise llamarte pero me contuve. Suelo hacerlo. Iba por la a, la b, la c, así hasta llegar a tu nombre. Pero en ese momento decía “bah, que tontería… ¿para qué?, ¿sentirme vulnerable? o quizás un toc toc” y me daba miedo tu respuesta. Supongo que lo cogerías, y que hablaríamos de mil tonterías… pero luego ¿qué? Eso fue lo que me detuvo, “luego qué”. Siempre viene un luego y ahora mismo no quiero… entonces llegué a mi casa, volví a coger el móvil, hice lo mismo otra vez. Luego encendí la lámpara de lava y puse esta canción que me recuerda a ti. Entonces le di a la cámara, “grabar”, ¿decir lo que sientes?, pero no es sencillo, no es sencillo cuando tienes ideas arremolinadas en la cabeza y no saben salir, o no quieren. No sé. Quizás, hubiera sido mejor quedarme callada, alejando el móvil para no cometer una tontería, para no llamarte o repetir el itinerario de la a, la b, la c… y así hasta llegar a tu nombre.

jueves, 10 de febrero de 2011

Sola frente a una pared que me refleja el vacío, hoy mi mundo es diferente porque no estás tú, pero no significa que sea malo. Me doy cuenta poco a poco que prefiero que me dejes en paz, que no me hables más…porque entonces respiro por un momento y dejo de llorar. Hoy mi mundo se cae por dentro, pero sale a flote por fuera. Tengo ganas de que llegue el momento de que te des cuenta de qué profundo es un océano y tú sólo eres un charco creado por la lluvia del verano que en duras ocasiones tiene un milímetro y medio de profundidad. ¿Por qué no sabes apreciar lo que tienes y sólo te fijas en lo que quieres? Te traté como trataría al cristal, con cuidado para que no se rompa, te regalé cosas muy especiales para mí que dejaste de lado, como estás haciendo conmigo, y pusiste mil excusas sólo para no leerlo cuando si tú me regalases algo de eso yo me lo leería todo en un mismo día. Cuando hablo contigo y te cuento algo que opino, me sueltas “ralladas”. HASTA LOS COJONES, TIO. ¿Sabes? Soy persona y sé hablar en serio, si hablo de eso es porque me preocupa(ba) que todo se vaya a la mierda y veo que si lo dejo fluir, sin hacer nada, a ti te da igual en qué dirección me vaya. Hoy me he levantado sonriendo y por fin no echándote de menos en mucho tiempo. Paso de denominarte lo primero cuando sólo tengo que escuchar palabras sin sentido que sólo dicen mierda y que no las veo por ninguna parte. Porque buscas lo mejor y no lo encontrarás nunca, ya es demasiado tarde para pedir perdón. Hasta que no se demuestren cada una de tus palabras yo no daré ni un paso más. No me voy a gastar ni un céntimo más en hablar con una persona que tiene que hacer esfuerzos para verme. Te deseo felicidad con tu nueva gente y en tu mundo sin respuestas lleno de preguntas. Conseguiré salir hacia delante aunque tú no estés conmigo. Y seguiré encontrando respuestas a todas mis preguntas, me comeré el mundo sin ti ya que te ofrecí un día que te lo comieses conmigo y me rechazaste. Esa es la respuesta al porqué escribo, aunque sé que no leerás esto porque no te importan mis pensamientos, lo escribo para ti, asique date por aludido. Una parte de mí tiene miedo por perderte, por creer que te conocía, pero estaba confundida, que conocerte fue un placer pero ya estoy harta de esperar a esto que no tiene ni un puto final con sentido. Supongo, que una parte de mí seguirá preocupándose por ti y te seguirá queriendo como al primero, pero eso no lo notarás, tranquilo, sigue in your world of pretty girls without feelings.


video

martes, 8 de febrero de 2011

A veces no sé cómo hacerlo. Me refiero a no pensar, a no activar los mecanismos que harán que mi cabeza no pare ni un segundo. Simplemente dejarme llevar, se torna tan complicado que me llena de ansiedad el simple hecho de imaginarlo; estar tranquila, relajada, disfrutar y sonreír, suena tan absurdo. ¿Qué clase de persona puede conseguir eso realmente en los tiempos que corren? ¿Cómo os lo digo? Quiero salir corriendo, es que da igual en qué lugar me encuentre, con qué personas, al final siempre quiero salir corriendo porque no me encuentro bien, y es que el problema no se encuentra en las personas que me rodean, que, pobrecicos, al fin y al cabo sólo se dedican a quererme. El problema reside en mí, duerme conmigo, camina conmigo, se ducha conmigo, come conmigo, escucha música conmigo, se masturba conmigo, ríe conmigo, llora conmigo, y me machaca constantemente. Es esa imágen reflejada en el espejo que no soporto, que no aguanto, a la que no puedo matenerle la mirada más de dos segundos seguidos, no me deja en paz : "Haz esto, haz lo otro, dí esto, di aquello, ¿Por qué has dicho eso? , ¿Por qué le hablas así? , ¿Por qué no te vas? , ¿A qué estas esperando? Eres una desgraciada, no sirves para nada, lo estás haciendo mal, das vergüenza, ten cuidado, que no se te note demasiado, das asco, ¿Por qué has actuado así? , ¿Qué cojones te pasa? Ya la vas a cagar, no te va a querer, no vas a poder querer, mira cómo eres, a ti no te va a soportar nadie." Y esa sensacion de que tienes ganas de vomitar, de vomitarte a ti misma, de sacar todo lo que tienes y quedarte vacía, sacar esa persona absurda de tu interior que, en el fondo, siempre ha estado y estará ahí, y lo unico que quieres es querer con toda tu alma, porque no puedes evitar ser como eres, no puedes evitar joder todo lo que tocas, no puedes callarte, no puedes simplemente ser normal.

Y es que, como dice la canción , siempre has sido los dos polos opuestos de un mismo imán...




mavoix

sábado, 5 de febrero de 2011

Por amar a corazones fríos.

- ¿Sabe lo mejor de los corazones rotos? - preguntó la bibliotecaria.
Negué.
- Que sólo pueden romperse una vez. Lo demás son rasguños.

martes, 1 de febrero de 2011

Odio que me pongas el corazón en la boca y doblar esquinas sin que tu estés a la vuelta. odio cuando callas tanto, cuando hablas tan alto, cuando mientes en mi oído. odio que sepas hacerme retorcer de dolor y felicidad al mismo tiempo. odio que seas tú y no otro, que no estés aquí ahora, que no quieras estarlo. odio cómo te haces de rogar sin saberlo. odio regalarte mi tiempo solo cuando te dejas, que acabes siempre mis frases, que me abraces de todas tus maneras. odio que siempre le eches la culpa a un tal destino, que seas cobarde, ir a contracorriente. odio que las miradas se encuentren, que las manos tiemblen. odio las cucharas, y todos los lados izquierdos de las camas. odio que aquel día te cansaras de contarme los lunares. odio que hayas sido tú el que me ha enseñado a reírme del mundo. odio que seas tan jodidamente único.



(Chicaderojosobrefondogris)