lunes, 12 de diciembre de 2011

Dormir a tu lado y escucharte respirar.

Noche de fútbol. De cervezas. Ginebra. Noche de risas. De buena compañía y un poco de música para calentar motores. Noche de bodegas con ELLAS. Entrar al local y verte a lo lejos. Tan o más guapo que de costumbre. Se cruzaron nuestras miradas y te acercaste a mí. Me dijiste lo guapa que iba entre un abrazo y un beso que me supo a gloria. Para después, terminar tomando caminos diferentes, tú con los tuyos y yo, yo con las mías. Pero como todos los sábados, sabías donde encontrarme. Y fuiste a buscarme. Y entre toda la gente y unas cuantas rosas, me viste. Bailamos y bebimos hasta que no pudimos más. Y terminamos con nuestras respiraciones a 100 por hora bajo mis sábanas. Fue una noche de mil y un besos, de caricias por todo el cuerpo, fue una noche de pasión en la que la locura se llevó toda nuestra cordura. Nos bebimos a sorbos pequeños para que no se nos acabara el agua y no nos muriésemos de sed. Fue una noche en la que nuestras ganas estaban deseando volver a encontrarse, y ahora sé que no quieren volverse a perder. Al igual que yo no quiero que se pierda tu olor en mi almohada. 
Anoche fue una noche de las que ya había dado por perdidas contigo, me equivoqué. 
Y ahora estoy aquí, la madrugada de un lunes recordando lo que me hiciste volar la mañana de un domingo. Y ahora solo puedo contar las horas, los minutos y los segundos que faltan para que se repita una noche como esa, porque para mí no fue una noche cualquiera, fue NUESTRA noche.
Y aunque no me lo digas e intentes hacerte el durito conmigo, sé que para ti, también lo fue. 

6 comentarios:

Elendilae dijo...

Ese orgullo de los hombres... ¡seguro que sí lo fue! ;)

Lau_a ras de suelo dijo...

que bonita historia de sabado...me ha encantado, pasate por mi blog cuando quieras!bssos

SMSC dijo...

Uff, no sé como lo haces, pero meeencantan tus textos madre mía ♥

Jess dijo...

Me encanta el texto!

Nerea dijo...

Creo que has tenido una noche muy parecida a la mía y aunque no sea legal decirlo... no hay nada como dormir abrazado a la persona que quieres. Un besazo.

bé. dijo...

increíble, de veras. Te sigo. Un beso.