domingo, 6 de noviembre de 2011

Porque no me quiero imaginar que me quieras engañar/utilizar/jugar conmigo, para ser solo tu entretenimiento, que tu corazón está ocupado, que aquella chica que un día supo robarte el corazón de nuevo lo haga y yo no pueda hacer nada para impedirlo porque, al fin y al cabo, ¿quién soy yo en esta historia? Sólo un capítulo (aunque desee con todas mis fuerzas que a partir de este momento sea tu libro entero). Quizás tenga un problema conmigo misma, me ilusiono demasiado y muy pronto, y eso que juré que jamás volvería a ilusionarme con nadie más, pero me es imposible, y quizás salga dañada de esta situación, pero quiero arriesgarme, y es lo que temo, quizás mi problema sea ese, o quizás mi problema es que tu eres la solución.




6 comentarios:

Katua dijo...

Yo es que no entiendo ese sentimiento tan fuerte que sentís tan a menudo por un tio.. con lo fácil que es follar y dar largas..
suerte.

Lorena dijo...

Pues respondiendo al comentario anterior... Yo sí que entiendo ese sentimiento, esa ilusion que comienzas a tener sin poder evitarlo y ese miedo a la vez.
En el pasado me pasó alguna que otra vez, lastima que nunca fueron personas como dios manda, aunque supongo que todo ocurre por una razon y de esa manera cuando llega la persona indicada simplemente lo sabes.
Me ha encantado.

Inestabilidad Mental dijo...

Me recuerda a un verso de Shinoflow que dice algo como "Quizá debi decir hasta mañana". Y es que nunca digas nunca, ni de este agua no beberé. La ilusión es caprichosa y nos visita cuando menos los esperamos. ¿Lo peor? Que no podemos echarla de nuestra vida.

Nerea dijo...

Yo también entiendo ese sentimiento... a demás de vez en cuando es lo mejor que te puede pasar, pero de todas maneras... duele muchísimo. Un besazo.

La chicamutante dijo...

Lo que yo creo es que sentir tan grande, eso, ¡es cosa de valientes!Algo de lo que hay que hablar con la cabeza bien alta y orgullosos de ello :D

Sophia Cork dijo...

¿Cómo puedes jurarte no volverte a ilusionar?
Y respondiendo a los comentarios... Yo una vez intenté follar y dar largas, y terminé ilusionada como una niña y enfrascada en eso, una relación de "folla-amigos" por intentar ser quien no soy.
Por mucho que lo intentemos, los seres humanos todavía no hemos inventado nada para dejar de sentir... aunque no estaría mal.
Un beso.