martes, 24 de mayo de 2011

No te fíes de los amigos.

No importa cuánto lo intente. No consigo sacarla de mi mente. Y es que cuando duermo, la visualizo. La vi por primera vez en un pub, y la conocí posteriormente en una discoteca. Nos presentó un amigo común. Hablamos sobre el ruido que había y lo dificil que era oírse incluso uno mismo con aquella música tan alta. Hablamos y hablamos durante horas, y seguimos hablando en la parte trasera del coche de este amigo mientras volvíamos a su casa. Una vez en el sofá de casa de mi amigo, ella me dijo que realmente le gustaba, y yo le contesté que guay, que el sentimiento era mutuo.Pusimos a los Old 45, y comentamos que era como la banda sonora de nuestras vidas. Ella dijo que era cierto, aunque pareciera mentira, y entonces lentamente, comenzamos a bailar. No logramos mantener el equilibrio durante mucho tiempo. Como si de una especie de borrachera se tratara, algo se apoderó de nosotros, y caímos al suelo. Entonces, cantamos una canción que difícilmente podré volver a cantar nunca más. Luego nos besamos y quedamos medio inconscientes. Me desperté al día siguiente, sólo y con un dolor de cabeza horrible. Poco tiempo después supe que estaba con otro. Desde entonces, nunca más fue él nuestro amigo común.

6 comentarios:

Angie dijo...

Qué terrible eso de sentir en una noche todo un mundo de cosas por alguien... y después despertar a la verdad de que no por ser tan hermoso o fuerte tiene que ser compartido.

Nerea dijo...

Vaya..
Es difícil eso de sentir lo mismo por la misma persona...Un horror.
Un besazo!

Sofía dijo...

Que mal:/ además pueden pasar tantas cosas en tan poco tiempo u.u

Flaviani. dijo...

A lo capullo, pero en versión más bestia

Miss Douceur dijo...

Fff.. hace que te entren escalofrios...parecia todo tan perfecto :(

Prosólogo dijo...

Lástima que no digas si volvieron a verse. Si aquello era cierto seguro que querrían hacerlo.