miércoles, 13 de abril de 2011

Te echo de menos

Lloré hasta sentir las lágrimas secarse en mis dedos. Lloré hasta respirar hondo y darme cuenta de que ya nadie me hacía bien. Lloré hasta entender que estaba sola y desprotegida. Lloré hasta sentirme completamente inútil. Lloré, porque comprendí que nada era capaz de hacerme sentir viva. Lloré porque sentí tu ausencia, esa que hasta hace unos meses nunca había sentido. Y fue así como me ví de nuevo en esta habitación tratando de recordarte, recogiendo los pedazos de tu boca, armando tu risa y sepultando otras voces, para poder entre ellas distinguir tus susurros; y sin querer entenderlo, cuando ninguna de las fichas encajaba, entendí que te había perdido. Lloré, porque sólo tenía viejos recuerdos, algunas imágenes borrosas de las que casi no distinguía tu lejana y triste mirada. Lloré hasta verte al lado mío, secando con tanto amor mis lágrimas, tratando de aliviar mí llanto. Lloré, porque de alguna manera me estaba resignando a seguir cada minuto y cada segundo sin tu compañía. Lloré porque nunca te diste cuenta de que todo lo que hacía era solamente por tí, porque nunca sentí que mi esfuerzo era suficiente para que te sintieras orgulloso de mí. Lloré, porque vivía cada día sin vivirlo, creyéndome feliz, convenciéndome de que todo lo que hacía estaba bien. Vivía sólo para entregarte miradas, mi energía, mi vida en un segundo y poder sonreír al saber que estarías siempre a mi lado. Y después de eso, volví a entender que cada cosa que hacía era inútil, que a nadie le importaba verdaderamente lo que hacía o dejaba de hacer. Y lloré, para descargar de una vez por todas, todo el dolor que me ocasionaba sentirme tan poca cosa, de pronto me había olvidado de cómo era sentirse orgullosa de una misma, lloré porque te extrañaba y no podía hacer nada para recuperarte. A pesar de mis intentos siempre hay algo que supera mis fuerzas y me derriba haciendo caer una y otra vez de la misma forma, en el mismo lugar, hiriendo mi dignidad. Al saber que te habías ido perdí todas las ganas de seguir; tal vez me acostumbre demasiado a tenerte cerca y a que me transmitieras cada día un poquito de tu filosofía, porque de cada día hacías una historia diferente. Antes de que llegaras no confiaba en nadie, ni siquiera en mí, y la verdad es que siempre supe que algún día te iba a perder, porque lo bueno nunca dura mucho (al menos para mí) y lloré como tantas otras veces, a escondidas, para no defraudarte. Lloré, porque te necesitaba más que nunca, más que siempre y la noche apenas comenzaba.

7 comentarios:

Lorena dijo...

Te entiendo, básicamente porque yo también he llorado mucho.

Un beso y ánimo!

Eva y la manzana dijo...

Todo termina. Hasta las lágrimas, aunque sea por un tiempo. Pero si tanto daño hace quizás no merezca tanto la pena.
Un beso

Verónica (peke) dijo...

Magnifica declaracion de tu yo mas profundo, me ha gustado y mucho.

besotes de esta peke.

pd. echar de menos es sintoma de haber amado.

Nerea dijo...

Es una jodida mierda cuando sientes que necesitas tanto a alguien para vivir...y que ese puto alguien no te necesita de la misma forma..

Crónicas de un corazón roto dijo...

Me hiciste llorar..dios mio..hay cosas que el llanto no puede quitar..aunque uno este toda la vida llorando...tu escribes todo esto??es increible!!yo tambien escribo pero creo que despues de leer esto debo mejorar mucho!!!te mando un beso grande y gracias por estas palabras!!!

Sofiia Milagros dijo...

Como no te voy a entender. ami tambiien em pasa lo mismo :(


Wenot e espero por mi blog te sigo =D

Sonrie, y deja que la gente se pregunte porque dijo...

PRECIOSO*.*

Todo lo que dices tiene razón...

te espero por mi blog =)
Un bestt