lunes, 17 de enero de 2011


Cogió sus cosas y marchó. Normalmente, cuando decimos “sus cosas” damos por entendido que hablamos de sus pertinencias. Ella no. Ella no cogió sus pertinencias, simplemente cogió su bola del mundo y un pequeño frasco de cristal. Olvidó las llaves, olvidó toda su ropa, olvidó todo lo demás... lo único que no olvidó fueron los recuerdos.

8 comentarios:

SMSC dijo...

Dios Arancha, esto lo has escrito tú?
Me has recordar cosas, y, puuaf, no tengo palabras, siempre haces esto conmigo, el no tener palabras para describirte lo que me haces sentir con tus palabras.
No cambies nunca, y no dejes nunca de escribir =)
Un saludo!!

Sam Buug dijo...

Los recuerdos son una mochila que viaja siempre tras nosotros.
;)

MT♥ dijo...

Los recuerdos forman el libro de nuestra vida, tantos loa malos, como los buenos!

Besitos :)

Juyou dijo...

esos nunca se olvidan, por mucho que lo intentemos siempre los llevamos encima
:)

Rossii dijo...

hermosa publicacion (:

me seguis por favor ?




~cuando acaba todo , solo nos queda recordar ..

Fantasía o Realidad dijo...

Me encanta tu blog! es...increible!!
Fabricas emociones con palabras y eso es alucinante.
Yo estoy empezando en esto, pero me gustaría que formaras parte de mi blog incluyendo el tuyo.
Me gustaría mucho.
Besos.
http://masdeloquelaspalabraspuedenexpresar.blogspot.com/

Jime dijo...

Esos son muy dificiles de olvidar...
Un besito tienes una sorpresita en mi blog!

laurallave© dijo...

Borges dice: "Los recuerdos y el tiempo es la materia de la que he sido creado".
¡Los recuerdos es lo único necesario para seguir!