lunes, 31 de mayo de 2010

*

No es A o B... sí, diferenciación, pero relativa. Nunca es izquierda o derecha... sí, se bifurca, pero tú lo escoges. Mezcla, combina, junta, incorpora, reune, baraja, enreda... COMPLÍCALO. No, no siempre es blanco o negro; lo que yo necesito, ahora mismo, es un matiz de grises.

lunes, 24 de mayo de 2010

Allí, sentada, está de nuevo la chica gris, con un café entre las manos, humeante, ardiendo, para que le desentumezca los dedos y le caliente las entrañas; y cargado, muy cargado porque anoche no durmió; siempre insomne, la cafeína es su descanso, un sucedáneo de los sueños con una y media de azúcar, aunque a veces sólo una y otras, sólo media… Por más que miro a la chica gris me sigue pareciendo extraña, hay algo raro en su cara… tiene los ojos grandes y abiertos como platos, pues a la chica gris lo que más le gusta es observar, por eso aunque no fuma prefiere la zona de fumadores porque es la más cercana a la ventana, y también porque podría pasar horas enteras viendo como el denso humo poco a poco desaparece y las colillas se consumen, indiferentes, ante las conversaciones, banales a veces y otras profundas, de aquél que las encendió, y fue por el humo denso que la llamé chica gris. Sin embargo esos ojos curiosos suelen tener la mirada triste pero, y ahí está lo raro, siempre que miro a la chica gris tiene esa media sonrisa que le da esa expresión que ella tiene tan infantil, como si la tristeza se quedara en los ojos y nunca bajara a la boca… Y puede que otro prefiera decirlo al revés que la felicidad no le llega a los ojos, y no soy yo quien para contradecirle, pero eso no sería posible porque los sentimientos se mueven por la acción de la gravedad y la chica gris nunca aprendió a hacer el pino, es del tipo de cosas que sabe que no se le darán bien y siente un gran aprecio por su cabeza así que mejor no tentar a la suerte… me pregunto si la chica gris creerá en la suerte… nunca hablé de este tema con ella… Conocí a la chica gris una tarde de lluvia en el mismo bar en el que ahora está sentada hace algún tiempo, pero esa es otra historia…

domingo, 16 de mayo de 2010

¿Por qué aún sientes dentro de tu pecho todos los latidos de mi cuerpo? ¿Por qué no dejo de sentir que todavía formas parte de mi piel? ¿Por qué decides que te quieres volver loco cuando yo me he vuelto cuerda? ¿Por qué intentamos avanzar mirando de reojo lo que pudo ser? ¿Por qué las cosas que arreglamos al besarnos las rompemos con palabras?¿Por qué siempre que digo adiós el corazon me dice intentalo otra vez? ¿Por qué parece que sólo nos entendemos con las luces apagadas? ¿Quién diablos sabe calcular bien la distancia que debemos mantener? El corazón es un alumno limitado que nunca aprende, el corazón, siempre la misma asignatura para septiembre. ¿Por qué es tan duro que el amor siempre resiste mucho más de lo que dura? ¿Por qué hay cuestiones en mi piel que sólo puede respondérmelas tu piel? ¿Por qué si vuelves a mandarme algún mensaje así se me rompen las costuras? ¿Por qué hacemos cosas que juramos que no llegariamos a hacer? ¿Por qué si sientes lo de siempre tus ojos me dicen ya no me haces falta? ¿Por qué si siento lo de siempre no me atrevo a decirte quédate? ¿Por qué será que la felicidad ya nunca nos devuelve la llamada? El corazón que sale a caminar con los cordones desatados...

lunes, 10 de mayo de 2010

Buenos días, mundo. ¿Me haces un regalo hoy? Me gustaría levantarme de la cama y encontrarme una rosa. Roja no. Blanca. Pura. Para escribir en ella como si fuese una página nueva. Una rosa dejada por alguien que piensa en mi y a quien todavia no conozco. Lo sé. Un contrasentido. Pero me haría sonreir. La cogería y me la llevaría al instituto. La dejaría apoyada en el pupitre, sin más, sin decir nada. (...) La dejaría alli toda la mañana. Después, a última hora, arrancaría uno a uno los pétalos y, con un rotulador azul, escribiría letra a letra, una sola en cada pétalo, la frase de aquella canción tan bonita: " Entre los obstáculos del corazón hay un principio de alegría que me gustaría merecer...", y después tiraría los pétalos por la ventana. El viento se los llevaría. Podía ser que alguien los encontrase. que volviese a ponerlas en orden. Que leyese la frase. Y que me viniese a buscar. Él quizá. Ya. Pero ¿quién es él?.

Scusa ma ti chiamo amore

sábado, 8 de mayo de 2010

Se acabará y no querré verte.
Pero los dos sabemos
que te volveré a ver
y el borde letal de mi lengua te buscará.
Acabaremos lavando las sábanas con el sudor
que deberíamos compartir con otros cuerpos
porque tú siempre cedes
y yo no habré dejado de quererte.
La despedida será un tramite funcionarial.
Con un trozo de sonrisa
desprendiéndose de la cara
como una pegatina vieja.
Ya casi no nos queda pegamento.
Quizá será mejor no volver a vernos.

viernes, 7 de mayo de 2010

¿Qué queréis las mujeres? eh, qué queréis? ¡Queréis putos supermanes! Queréis tíos fuertes pero que tengan tipín, que tengan pinta de atormentados pero que sean graciosos. Os gustan poetas, pero un poco brutos. Queréis que sean constantes pero que sepan sorprenderos, queréis que sean sinceros pero que conserven el misterio, que estén locos por vosotras pero que pasen de vuestro culo. Queréis que sean guapos pero que la belleza no importe, que tengan un buen rabo pero que el tamaño de igual... joder! ¡Queréis súper héroes del equilibrismo! Queréis que tengan la capacidad de abriros el cielo en un momento pero solo para vosotras. Queréis que no tengan secretos pero también que sean como desconocidos cada vez para que luego podáis sentir las putas hormiguitas en el estómago. ¡Lo queréis todo coño! Todo...

-Básicamente quiero que me haga sentir que no estoy desaprovechando mi vida porque es muy corta. Quiero que me abra las piernas, no el cielo: pero que lo haga cada noche. Quiero que sepa mentirme. Quiero que no me importen sus mentiras porque se deja su alma cuando está conmigo. Quiero que sea generoso porque puede, no por obligación. Quiero que tenga sangre en las venas. Quiero que me grite lo puta que soy cuando le abandono. Quiero un poco de épica. Quiero que le dé igual lo que yo haga cuando no esté con el porque sabe que no voy a encontrar a nadie mejor. Quiero que me tiemblen las rodillas cuando me agarra la nuca. Quiero que la tenga bien grande y que el tamaño sí importe.

-Lo que yo decía, un superhéroe…

sábado, 1 de mayo de 2010

Estoy cansado de bares, de besos sin nombre, de no ver al amor entre tanto amores. Cansado de amantes de temporada y caricias aceleradas. Hablo de esas noches que dejan el cadáver de la pasión al amanecer y el arrepentimiento del día siguiente cuando la vida no huele a Chanel sino a despojos y desencanto. Es así. Tú ya no serás tan bonita como anoche y quizá ni esperes que me despida con un te-llamaré. La belleza pasará de largo y no dejará huella el paso de su cuello por mi almohada. Ni una huella visible quedará de esas noches en que duermes acompañado pero solo, con alguien pero solo. Eso sábados dejarán como única herencia heridas invisibles. Y suele pasar que al día siguiente cuando ella ya no está te ves queriendo huir pero sin saber de qué y entonces lo entiendes: ningún viaje fugaz entre unas piernas puede darte eso que buscas. Si. Es entonces cuando realmente lo entiendes: el amor consiste en una cara donde quedarse a vivir.

Marwan.