lunes, 22 de marzo de 2010

Es curioso lo que pasa con los problemas técnicos, por lo general consigues descubrir que es lo que ha causado la avería, arreglarlo y dejarlo como nuevo... ojalá fuera igual con los errores humanos. ¿No sería fantástico que cuando la cagas, pudieras averiguar exactamente que fue lo que te impulsó a comportate como una gilipollas y reparar el daño?. Por supuesto... pero sería mejor si pudieramos evitar tomar decisiones estúpidas en primer lugar, pararte a pensar un momento en los daños colaterales que puedes causar... Por ahora, solo podemos decir lo siento.

jueves, 18 de marzo de 2010

Mi paracaídas.

Es lo que hacemos todos, nos lanzamos, y esperamos poder volar, porque si no es así, caeremos como piedras. Y durante la caída nos preguntamos ¿se puede saber por qué he saltado?. Pero aquí estoy, cayendo, y sólo hay una persona que puede hacerme creer que vuelo... y eres tú.

miércoles, 17 de marzo de 2010

*

Nos reímos, y seguimos riéndonos así, hablando sin saber muy bien de qué ni por qué. Después decidimos colgar, prometiendo que nos llamaremos mañana. Es una promesa inútil: lo hubiéramos hecho de todos modos. Cuando pierdes tiempo al teléfono, cuando los minutos pasan sin que te des cuenta, cuando las palabras no tienen sentido, cuando piensas que si alguien te escuchara creería que estás loco, cuando ninguno de los dos tiene ganas de colgar, cuando después de que ella ha colgado compruebas que lo haya hecho de verdad, entonces estás perdido. O mejor dicho, estás enamorado, lo que, en realidad, es un poco de lo mismo...