domingo, 3 de octubre de 2010


Ya no tenía aquella electricidad en los ojos. Empecé a pensar que ... a lo mejor no la tenía porque ya no existía. Sus ojos seguían reflejando algo ... lo que ahora era la tristeza. A partir de entonces empecé a ver la tristeza en todas partes, cada cara era diferente pero en el fondo igual. Veía la tristeza en cada uno de los rostros, sentía que se me partía el corazón una y otra vez ... y cada vez como la primera.

9 comentarios:

Juyou dijo...

demasiado triste ver tristeza en todas las caras, mejor buscar sonrisas, siempre las hay aunque esten mas escondidas
:)

Pauu dijo...

Al menos es como la primera vez... y no ha ido a más!... aiins

(L)bonita

martinserrano3 dijo...

La verdad es que todos tenemos momentos en los que sólo vemos oscuridad y frío... Pero siempre hay una luz al final del túnel, el caso es ser paciente y tener la iniciativa de querer verla.

Dara Scully dijo...

le traigo electricidad para que la reparta, que la tristeza en grandes dosis da catarro.



(un tazón
de leche con
colacao)

Pura vida dijo...

el mundo de Leland. Bonito blog, un beset (te sigo)

Marina Miau dijo...

hay que saber sacarle el lado bonito a la tristeza (:

Maggie Holland dijo...

Entonces imagínate sonrisas kilométricas en vez de caras tristes en todos los rostros :)

¡Un muá!

iLe dijo...

son momentos en los que uno siente que la tristeza lo invade y no puede màs... pero ànimo es cuestiòn de encontrar lo bueno de la vida
me encanta tu blog te sigo!
un beso!

Mía D. Rain dijo...

Tienes un premio en mi blog, felicidades! :)