martes, 28 de diciembre de 2010


Mira, si quieres déjame pero no te eches más ese perfume a sueños rotos. ¿Cuándo vas a darte cuenta de que el pasado no es quien te besa la boca por la noche?

miércoles, 22 de diciembre de 2010

Prometí no volver a pensar en ti demasiado.

¿Alguna vez echas de menos mi sonrisa? Yo la tuya, de vez en cuando. ¿Tienes alguna vez tiempo para pararte a pensar? ¿Te has emborrachado alguna vez tanto para que todas las luces te parezcan estrellas?¿Alguna vez te has hinchado a llorar? Yo lo hago de vez en cuando. Todo el mundo se está volviendo verde, ahora que por fín éramos rojos. Todo lo que hemos dicho y hecho, lo hicimos y dijimos demasiadas veces. No te creerías la de veces que temo girar la esquina por si te encuentro al hacerlo, pero no, cuando lo hago nunca estás.

lunes, 13 de diciembre de 2010

A veces las cosas salen mal y no es culpa de nadie.
Pero todos quieren un porqué. Un motivo. Algo que puedan envolver, ponerle un lacito y enterrarlo en el jardín de atrás. Enterrarlo tan hondo que parezca que nunca ha pasado. Me pregunto cuánto tiempo de sus vidas se pasará la gente rezando y pidiendo que algo que ha ocurrido no hubiera pasado. A lo mejor Dios existe porque a la gente le asustan todas las cosas malas que son capaces de hacer. La verdad, yo creo que el diablo tiene más sentido que Dios. Al menos entiendo porqué la gente quiere que exista. Va bien tener a alguien al que echarle la culpa de las cosas malas que ocurren. Hay dos formas de ver el mundo. Una es que la vida está llena de oportunidades, que está bien. Olvidando las cosas malas, como si no las vieras. La otra, es ver la realidad. Yo creo que hay dos maneras de ver el mundo. Puedes ver la tristeza que hay detrás de todas las cosas. O elegir bloquearlo todo. Si no dejas que el mundo te afecte, no te partirá el corazón. A todos los padres les pasa igual. Quieren que sus hijos sean felices, como si no supieran que siempre pasa lo mismo.Estoy segura de que he llorado todas las lágrimas que había dentro de mí. Pero aprendí que con las lágrimas no puedes hacer que alguien que no te quiere vuelva a quererte o que algo que pasó no haya pasado. Siempre está ahí. Aunque todo vaya bien y los niños jueguen y las parejas se besen, y eso… siempre está ahí. Pero la mayoría de la gente no es capaz de verlo. Es eso que siempre se está escabullendo. Cómo todos nos estamos muriendo por dentro. Lo tristes que estamos todos realmente. A veces las cosas no salen bien y no es culpa de nadie. Puede que ahora tenga sentido. Puede que en alguna parte entre todo esto haya una razón. Puede que en alguna parte entre todo esto haya un porqué. Puede que en alguna parte esté aquello que te permita que lo envuelvas todo, le pongas un lacito y lo entierres en el jardín de atrás. Que lo entierres tan hondo que parezca que nunca ha pasado. Pero nada. Ni un porqué, ni enfadarse, ni decir que lo sientes, ni oraciones, ni lágrimas. Nada puede hacer que algo que ha pasado no haya pasado.

martes, 7 de diciembre de 2010

Vida (Chaplin)

Ya perdoné errores casi imperdonables. Intenté sustituir personas insustituibles y olvidar personas inolvidables. Ya hice cosas por impulso. Ya me decepcioné de personas que pensé que nunca me decepcionarían. Pero también yo decepcioné a alguien. Ya abracé para proteger. Ya reí cuando no podía. Ya hice amigos eternos. Ya amé y fui amado, pero también ya fui rechazado. Ya fui amado y no supe amar. Ya grité y salté de tanta felicidad. Ya viví de amor e hice juramentos eternos, pero fallé muchas veces. Ya lloré oyendo música y viendo fotos. Ya llamé sólo para escuchar una voz. Ya me apasioné por una sonrisa. Ya pensé que me moriría de tanta tristeza. Tuve miedo de perder a alguien muy especial (y lo acabé perdiendo), ¡pero sobreviví! Y todavía vivo. No paso por la vida y usted tampoco debería pasar: ¡VIVA! Es bueno ir a la lucha con determinación. Abrazar a la vida con pasión. Perder con clase y vencer con osadía. Porque el mundo pertenece a quien se atreve. Y la vida es mucho para ser insignificante.

viernes, 26 de noviembre de 2010

26/11/90




Hoy me voy a dejar de tristuras, de amargamientos y de comeduras de cabeza. Hoy estoy feliz, hoy tengo ganas de reírme, hoy nada ni nadie me va a joder el día tan bonito que estoy teniendo, ni siquiera él.
Porque me merezco sonreir, aunque sea de vez en cuando, me lo merezco. Y también porque hoy cambio de década, y mis 20 años también se lo merecen :)

viernes, 19 de noviembre de 2010

Despertar. Intento pensar que la vida no es una constante caída. Quiero creer que algún día dejará de empujarme hacia abajo y entonces podré levantarme de verdad. Porque cuando aun estoy de cuclillas hay algo que vuelve para arrastrarme hacia el suelo, otra vez, sin ni siquiera dejarme estar de pie dos segundos.



Para quien quiera seguirme también en twitter, se lo agradecería:

lunes, 1 de noviembre de 2010

Si estuviera tan mal te habría llamado, olvídale, piensa en ti y nada más.
Pensando en mí sólo quiero su boca y no sentir angustia al despertar. Pensando en mi sólo quiero que vuelva y encontrarle sentado en mi portal. Todos piensan que ya está, que se acabó, y yo empeñada en que aún esto no se cerró. Y yo pensando que me quieres sin parar pero que hoy no pudiste llamar. Qué fácil se ve todo desde fuera, "no te quiere, no le vuelvas a llamar". Qué fácil se ve todo desde fuera y yo como una tonta en tu sofá…

domingo, 24 de octubre de 2010

Conquisto tu lado de la cama con la falsa recompensa de creerme que tampoco has dejado un vacío tan grande. Me saco el corazón, lo pongo en la mesa e intento convencerlo de que me haga caso, pero me mira altanero y me escupe que ya no soy su dueña, y masculla por lo bajo que no he estado muy fina eligiendo. Me lo vuelvo a meter de un suspiro y se me atasca en la garganta. Me encomiendo a mi cabal cabecita, pero es una señorita tan estúpida sabelotodo que tampoco la soporto, así que la mando a paseo con sus agotadores consejos de manual. Y hablando de paseos, ahora me sobra una mano cuando deambulo por las calles. Siempre vuelvo a casa por el camino que me enseñaste, aunque sea más aburrido. Tic tac, tic tac, escucho el reloj que llevo dentro, el que cuenta mis horas desiertas. Me registro para asegurarme de que sigo entera, pero me asalta el presentimiento de que he debido dejarme en algún rinconcito tuyo. Me repito que ya no me quieres, y cuando oigo esa vocecita que me insinúa que no es verdad, la mando callar. Cuento los días de dos en dos, a ver si así llega antes la mañana en la que no me duelas. Excepto maniatar a la tristeza, sigo haciendo mas o menos las mismas cosas que antes, pero sin que tú me mires.

martes, 19 de octubre de 2010

Que bonito fue nuestro amor, que bonito fue mientras duró...


Por las arrugas de mi voz se filtra la desolación de saber que estos son los últimos versos que te escribo, para decir "con Dios" a tí te sobran los motivos.


Y duele, no te imaginas cuánto duele ...

miércoles, 13 de octubre de 2010

Siempre tiendo a darlo todo a la primera...

Yo, tropiezo con las líneas de mis manos, los besos que te debo los regalo, y rueda cuesta abajo el corazón. Tú,
que abrazas siempre a contra corriente, no hay goma que te borre lo que sientes, tu cuerpo dice SI la
boca NO. Yo,
fingiendo que ya no te echo de menos, la piel se me separa de los huesos. Tú, tu nombre
golpeando en mi ventana,
me quieres olvidar pero me llamas
, tu risa atropellando a la razón.
Yo, los bares donde entro a olvidarte, son los
bares donde vuelvo a encontrarte
, y hay una zanja en medio del colchón. Tú,
tus manos son
semáforos en rojo tu piel está cubierta de cerrojos y tienen una alambrada a tu corazón.
Cuánto tiempo seguiremos
del revés
y besando en dirección prohibida, habrá que aprender a conducir la
piel, o a ir por carreteras sin salida.

La tristeza siempre va del corazón hasta los ojos

domingo, 3 de octubre de 2010


Ya no tenía aquella electricidad en los ojos. Empecé a pensar que ... a lo mejor no la tenía porque ya no existía. Sus ojos seguían reflejando algo ... lo que ahora era la tristeza. A partir de entonces empecé a ver la tristeza en todas partes, cada cara era diferente pero en el fondo igual. Veía la tristeza en cada uno de los rostros, sentía que se me partía el corazón una y otra vez ... y cada vez como la primera.

sábado, 25 de septiembre de 2010

Me gustas, en el sentido más fluorescente de la palabra.

Recórreme el alma, bébete mi cuerpo, erízame la piel con tus besos, respírame al oído y folláme hasta que se agote el último gemido de mi corazón.

viernes, 24 de septiembre de 2010

Los arrepentimientos se la comieron.

Me la encontré allí, encogida en la última esquina de la habitación. Estaba temblando. No le pregunté qué le pasaba porque ya lo sabia. Tenía los ojos inchados de tanto llorar y el rímmel se le había corrido hasta las mejillas, el pelo desordenado y rubio le caía por debajo de los hombros. Su piel estaba más pálida de lo habitual, casi translúcida, como si llevara allí encerrada años. Me acerqué despacio hasta ella y la miré a los ojos. Tenía la mirada perdida, su inexpresividad me dejó sin palabras. Entonces comprendí que no se iba a recuperar nunca, que ya no volvería a ser la misma... y allí la dejé, ahogándose en sus propias culpas, ahogándose con sus propias mentiras.

lunes, 30 de agosto de 2010

Si yo, tú. Si caes, yo contigo y nos levantaremos juntos en esto unidos. Si me pierdo, encuéntrame. Si te pierdes, yo contigo, y juntos leeremos en las estrellas cuál es nuestro camino. Y si no existe, lo inventaremos. Si la distancia es el olvido, haré puentes con tus abrazos, pues lo que tú y yo hemos vivido no son cadenas... ni siquiera lazos: es el sueño de cualquier amigo es pintar un te quiero a trazos, y secarlo en nuestro regazo. Si yo, tú. Si dudo, me empujas. Si dudas, te entiendo. Si callo, escucha mi mirada. Si callas, leeré tus gestos. Si me necesitas, silba y construiré una escalera hecha de tus últimos besos, para robar a la luna una estrella y ponerla en tu mesilla para que te dé luz. Si yo, tú. Si tú, yo también. Si lloro, ríeme. Si ríes, lloraré, pues somos el equilibrio, dos mitades que forman un sueño. Si yo, tú. Si tú, conmigo. Y si te arrodillas haré que el mundo sea más bajo, a tu medida, pues a veces para seguir creciendo hay que agacharse. Si me dejas, mantendré viva la llama hasta que regreses, y sin preguntas, seguiremos caminando. Y sin condiciones, te seguiré perdonando. Si te duermes, seguiremos soñando que el tiempo no ha pasado, que el reloj se ha parado. Y si alguna vez la risa se te vuelve dura, se te secan las lágrimas y la ternura, estaré a tu lado, pues siempre te he querido, pues siempre te he cuidado. Pero jamás te cures de quererme, pues el amor es como Don Quijote: sólo recobra la cordura para morir. Quiéreme en mi locura, pues mi camisa de fuerza eres tú, y eso me calma, y eso me cura...

Si yo, tú.
Si tú, yo.
Sin ti, nada. Sin mí, si quieres, prueba.




video

viernes, 13 de agosto de 2010

Le encantaba posar desnuda para él, se sentía más mujer, más deseada... y así era, Louis no podía resisrtirse a sus encantos, le volvía loco aquella adolescente, aquella mujercita de ojos claros que lo miraba con deseo a través de un objetivo. Sólo se veían tres veces por semana y cómo se palpaba en el aire las ganas que se tenían, aunque él nunca se lo había confesado. Jane lo seducía, se mordía el labio inferior y lo miraba con deseo, como pidiéndole a gritos que se la follara. Louis lo sabía muy bien y no entendía qué era lo que lo paraba, lo que no le dejaba abalanzarse sobre aquella muchacha y tirársela una y otra vez en el sofá donde ella lo observaba con inocencia. Pero sí sabía que ese control que le impedía acercársele iba a desaparecer si permanecían en el mismo cuarto cinco minutos más, así que decidió marcharse y dejar a medio la sesión fotográfica. Jane, que vió como empezaba a recoger sus bártulos de correprisas se acercó a él, iba desnuda y con el pelo suelto. No le dijo nada, simplemente se acerco a él y lo agarró de la mano mirándole a los ojos. Louis sabía que ella no quería que se fuera, pero no se atrevía a preguntarselo. Jane, al fin habló:
- ¿A dónde vas? Aún no hemos terminado.-
- Me tengo que ir, no quiero hacer algo de lo que después me pueda arrepentir.- Se le escapó en un susurro a Louis.
- Entonces déjame hacerlo a mí, yo no voy a arrepentirme de lo que llevo meses intentando que ocurra.- Se acercó con ternura a los labios de aquel hombre, cuyo aliento le embriagaba y le puso sus manos lentamente en su cintura. Él no pudo más y cayó rendido en sus brazos. En ese momento Louis entendió que todo lo demás pasaba de largo y ya no era importante.
Y entre susurros Jane dijo: Lo nuestro es algo gigante que detiene el tiempo, lo malo es que a veces eres incapaz de verlo.


jueves, 8 de julio de 2010

Estoy cansada, cansada de luchar por algo que ya no existe, cansada de ilusiones rotas, de esperanzas falsas, estoy cansada de tí y de tus promesas sin cumplir, estoy cansada de tener tus besos marcados en mi piel, estoy harta de que tus palabras retumben en mi cabeza. Ya basta porfavor, no quiero llorar más, para ya, sólo te pido eso. No me busques, no me hables, no me mires, simplemente no estés. Lárgate que no quiero verte, ni escucharte, no me pidas que te perdone porque mi corazón ya no puede, no me pidas que lo entienda porque es imposible que lo haga. No me jodas más la vida, no me marchites más. Porque lo único que he echo ha sido quererte y tú lo único que haces es destrozarme.

martes, 29 de junio de 2010

Cautivo estuve como de nadie yo de ti – y así te amé, sabiendo que el amor es una herida, y que hay que permitir que sangre. Y sin embargo, ahora no puedo – me puede la urgencia de saturar este desgarrón por el que te amputaste de mí, me va la vida en ello: se me va la vida en la necesidad de saber cuándo comenzamos el juego de las mutilaciones, y a pedirnos a gritos lo imposible.

Deseo de ser piel roja, Miguel Morey.

lunes, 14 de junio de 2010

*

Te amo sin saber cómo, ni cuándo, ni dónde. Te amo directamente sin problemas ni orgullo. Te amo así porque no sé hacerlo de otra manera, tan cerca que tu mano sobre mi pecho es mi mano. Tan cerca que se cierran tus ojos con mi sueño.

jueves, 3 de junio de 2010

Confesiones en la madrugada de una imbécil desesperada

No voy a encontrar a nadie como tú, no quiero perderte, no quiero que me dejes ni quiero dejarte. No quiero que me trates con indiferencia porque me jode, ni te lo imaginas. No me imagino sola, sin tí dandome por culo tó el rato, no me imagino con otro que no seas tú, no sabes como me duele, como duele haber tenido a alguien como tú y no haberte sabido valorar como debía porque ahora que sé que te voy a perder, ahora que ya no hay esperanzas me doi cuenta de todo lo que voy a perder y no sabes como me siento. Es como si me desprendiera de una parte de mí, como si me vaciaran por dentro, no sé como explicarlo pero es horrible. Tampoco entiendo como he sido tan estúpida de dejarte escapar, no creo que me lo perdone nunca. Como tampoco me voy a perdonar el no haberte demostrado lo mucho que te he querido y lo que te quiero, porque te he AMADO, con todas las letras, alomejor a mi manera, pero te amo con locura. y amándote como te amo no entiendo por qué esa necesidad mía de necesitar más, te lo juro que no me entiendo y ahora me arrepiento, pero mucho, porque por hacer el gilipollas te voy a perder a tí, que eres el amor de mi vida. Puede que me lo merezca pero no sé si lo voy a soportar, ya sé que tú piensas que sí y que te estarás riendo de la mitad de las cosas que estas leyendo, pero necesito desahogarme y decirte lo que siento-pienso. Y no sabes el daño que me hace verte a tí tan indiferente, darme cuenta de que me estas dejando de querer y que yo en cambio te quiero más que antes. Sólo quería que lo supieras, en persona no me sale decirtelo, no me atrevo y además cuando quiero hablar del tema contigo tú lo evitas, como esta noche, asique te lo escribo. Sé que no va a servir de nada, que tú ya no quieres estar conmigo, pero necesitaba desahogarme. Ojalá algún día tengamos la oportunidad de volverlo a intentar y ojalá vuelvas a confiar en mí. Si te pudiera hacer ver el futuro verías que si lo intentaramos de nuevo no te iba a fallar, porque ahora que sé lo que es perderte definitivamente no haría nada que pudiera dañar nuestra relacion. Pero como no puedo demostrartelo me jodo y me trago esta pena que me esta comiendo por dentro. Duele, no sabes cuánto duele.

lunes, 31 de mayo de 2010

*

No es A o B... sí, diferenciación, pero relativa. Nunca es izquierda o derecha... sí, se bifurca, pero tú lo escoges. Mezcla, combina, junta, incorpora, reune, baraja, enreda... COMPLÍCALO. No, no siempre es blanco o negro; lo que yo necesito, ahora mismo, es un matiz de grises.

lunes, 24 de mayo de 2010

Allí, sentada, está de nuevo la chica gris, con un café entre las manos, humeante, ardiendo, para que le desentumezca los dedos y le caliente las entrañas; y cargado, muy cargado porque anoche no durmió; siempre insomne, la cafeína es su descanso, un sucedáneo de los sueños con una y media de azúcar, aunque a veces sólo una y otras, sólo media… Por más que miro a la chica gris me sigue pareciendo extraña, hay algo raro en su cara… tiene los ojos grandes y abiertos como platos, pues a la chica gris lo que más le gusta es observar, por eso aunque no fuma prefiere la zona de fumadores porque es la más cercana a la ventana, y también porque podría pasar horas enteras viendo como el denso humo poco a poco desaparece y las colillas se consumen, indiferentes, ante las conversaciones, banales a veces y otras profundas, de aquél que las encendió, y fue por el humo denso que la llamé chica gris. Sin embargo esos ojos curiosos suelen tener la mirada triste pero, y ahí está lo raro, siempre que miro a la chica gris tiene esa media sonrisa que le da esa expresión que ella tiene tan infantil, como si la tristeza se quedara en los ojos y nunca bajara a la boca… Y puede que otro prefiera decirlo al revés que la felicidad no le llega a los ojos, y no soy yo quien para contradecirle, pero eso no sería posible porque los sentimientos se mueven por la acción de la gravedad y la chica gris nunca aprendió a hacer el pino, es del tipo de cosas que sabe que no se le darán bien y siente un gran aprecio por su cabeza así que mejor no tentar a la suerte… me pregunto si la chica gris creerá en la suerte… nunca hablé de este tema con ella… Conocí a la chica gris una tarde de lluvia en el mismo bar en el que ahora está sentada hace algún tiempo, pero esa es otra historia…

domingo, 16 de mayo de 2010

¿Por qué aún sientes dentro de tu pecho todos los latidos de mi cuerpo? ¿Por qué no dejo de sentir que todavía formas parte de mi piel? ¿Por qué decides que te quieres volver loco cuando yo me he vuelto cuerda? ¿Por qué intentamos avanzar mirando de reojo lo que pudo ser? ¿Por qué las cosas que arreglamos al besarnos las rompemos con palabras?¿Por qué siempre que digo adiós el corazon me dice intentalo otra vez? ¿Por qué parece que sólo nos entendemos con las luces apagadas? ¿Quién diablos sabe calcular bien la distancia que debemos mantener? El corazón es un alumno limitado que nunca aprende, el corazón, siempre la misma asignatura para septiembre. ¿Por qué es tan duro que el amor siempre resiste mucho más de lo que dura? ¿Por qué hay cuestiones en mi piel que sólo puede respondérmelas tu piel? ¿Por qué si vuelves a mandarme algún mensaje así se me rompen las costuras? ¿Por qué hacemos cosas que juramos que no llegariamos a hacer? ¿Por qué si sientes lo de siempre tus ojos me dicen ya no me haces falta? ¿Por qué si siento lo de siempre no me atrevo a decirte quédate? ¿Por qué será que la felicidad ya nunca nos devuelve la llamada? El corazón que sale a caminar con los cordones desatados...

lunes, 10 de mayo de 2010

Buenos días, mundo. ¿Me haces un regalo hoy? Me gustaría levantarme de la cama y encontrarme una rosa. Roja no. Blanca. Pura. Para escribir en ella como si fuese una página nueva. Una rosa dejada por alguien que piensa en mi y a quien todavia no conozco. Lo sé. Un contrasentido. Pero me haría sonreir. La cogería y me la llevaría al instituto. La dejaría apoyada en el pupitre, sin más, sin decir nada. (...) La dejaría alli toda la mañana. Después, a última hora, arrancaría uno a uno los pétalos y, con un rotulador azul, escribiría letra a letra, una sola en cada pétalo, la frase de aquella canción tan bonita: " Entre los obstáculos del corazón hay un principio de alegría que me gustaría merecer...", y después tiraría los pétalos por la ventana. El viento se los llevaría. Podía ser que alguien los encontrase. que volviese a ponerlas en orden. Que leyese la frase. Y que me viniese a buscar. Él quizá. Ya. Pero ¿quién es él?.

Scusa ma ti chiamo amore

sábado, 8 de mayo de 2010

Se acabará y no querré verte.
Pero los dos sabemos
que te volveré a ver
y el borde letal de mi lengua te buscará.
Acabaremos lavando las sábanas con el sudor
que deberíamos compartir con otros cuerpos
porque tú siempre cedes
y yo no habré dejado de quererte.
La despedida será un tramite funcionarial.
Con un trozo de sonrisa
desprendiéndose de la cara
como una pegatina vieja.
Ya casi no nos queda pegamento.
Quizá será mejor no volver a vernos.

viernes, 7 de mayo de 2010

¿Qué queréis las mujeres? eh, qué queréis? ¡Queréis putos supermanes! Queréis tíos fuertes pero que tengan tipín, que tengan pinta de atormentados pero que sean graciosos. Os gustan poetas, pero un poco brutos. Queréis que sean constantes pero que sepan sorprenderos, queréis que sean sinceros pero que conserven el misterio, que estén locos por vosotras pero que pasen de vuestro culo. Queréis que sean guapos pero que la belleza no importe, que tengan un buen rabo pero que el tamaño de igual... joder! ¡Queréis súper héroes del equilibrismo! Queréis que tengan la capacidad de abriros el cielo en un momento pero solo para vosotras. Queréis que no tengan secretos pero también que sean como desconocidos cada vez para que luego podáis sentir las putas hormiguitas en el estómago. ¡Lo queréis todo coño! Todo...

-Básicamente quiero que me haga sentir que no estoy desaprovechando mi vida porque es muy corta. Quiero que me abra las piernas, no el cielo: pero que lo haga cada noche. Quiero que sepa mentirme. Quiero que no me importen sus mentiras porque se deja su alma cuando está conmigo. Quiero que sea generoso porque puede, no por obligación. Quiero que tenga sangre en las venas. Quiero que me grite lo puta que soy cuando le abandono. Quiero un poco de épica. Quiero que le dé igual lo que yo haga cuando no esté con el porque sabe que no voy a encontrar a nadie mejor. Quiero que me tiemblen las rodillas cuando me agarra la nuca. Quiero que la tenga bien grande y que el tamaño sí importe.

-Lo que yo decía, un superhéroe…

sábado, 1 de mayo de 2010

Estoy cansado de bares, de besos sin nombre, de no ver al amor entre tanto amores. Cansado de amantes de temporada y caricias aceleradas. Hablo de esas noches que dejan el cadáver de la pasión al amanecer y el arrepentimiento del día siguiente cuando la vida no huele a Chanel sino a despojos y desencanto. Es así. Tú ya no serás tan bonita como anoche y quizá ni esperes que me despida con un te-llamaré. La belleza pasará de largo y no dejará huella el paso de su cuello por mi almohada. Ni una huella visible quedará de esas noches en que duermes acompañado pero solo, con alguien pero solo. Eso sábados dejarán como única herencia heridas invisibles. Y suele pasar que al día siguiente cuando ella ya no está te ves queriendo huir pero sin saber de qué y entonces lo entiendes: ningún viaje fugaz entre unas piernas puede darte eso que buscas. Si. Es entonces cuando realmente lo entiendes: el amor consiste en una cara donde quedarse a vivir.

Marwan.

lunes, 26 de abril de 2010

¿Crees que el amor es una enfermedad incurable?

Lo quiero desde mis entrañas. Lo necesito igual que a mi hígado, a mi cerebro, a mis ojos. Sin él se me rompen los huesos, se me derriten los pulmones y no puedo respirar... me hace falta para vivir.

miércoles, 21 de abril de 2010


En vez de moverme pensé en Julieta un poco más. Me pregunté que habría hecho si Romeo la hubiera dejado, no a causa del destierro, sino por desinterés. ¿qué habría ocurrido si Rosalinda le hubiera dado un día de tiempo y él hubiera cambiado de opinión? ¿y qué hubiera pasado si, en vez de casarse con Julieta, simplemente hubiera desaparecido? Me parecía saber como se habría sentido Julieta. Ella no habría vuelto a su vida anterior, seguro que no. Yo estaba convencida de que nunca se habría ido a otro lugar. incluso si hubiera llegado a vivir hasta ser una anciana de pelo gris, cada vez que hubiera cerrado los ojos, habría visto el rostro de Romeo. Y ella lo habría aceptado finalmente. Me pregunté si al final se habría casado con Paris, solo para complacer a sus padres y mantener la paz. No, probablemente no, decidí; pero de todos modos, la historia dice poco de Paris. Era un simple monigote, un cero a la izquierda, una amenaza, un ultimatum para forzar la mano a Julieta. ¿y qué pasaría si se supiera más sobre Paris? ¿qué sucedería si Paris hubiera sido el amigo de Jualieta? ¿Su mejor amigo? ¿qué habría ocurrido si él fuera la única persona que realmente la comprendiera y la hiciera sentirse otra vez medio humana? ¿y si él era paciente y amable? ¿y si cuidaba de ella? ¿qué sucedería si Julieta supiera que no podría sobrevivir sin él? ¿qué pasaría si él realmente la amara y deseara que ella fuera feliz? ¿y si ella quisiera a Paris? No como a Romeo, por descontado, ya que no había nada similar, pero si lo bastante para que ella deseara que él también fuera feliz...

domingo, 18 de abril de 2010


Las parejas en que el sexo es un recuerdo, la evidencia de un rimmel que se diluye, aquel tren que recoge almas sin rumbo, los amantes que se ven en el banquillo. ¿Acaso te invitaron a ser libre? Teléfonos, mensajes, nunca más. Confundir el compromiso con las rejas. las caricias convertidas en desidia, un televisor que te mira pensativo, él buscándose entre mantas y tantas. El precio de las cosas más hermosas, agujeros que están por analizar, revistas, platos sucios, dando vueltas. La mitad en que nunca me entendiste. La erosión de algunos años. Esa generación que se niega a crecer. Olvidaste tus deseos entre los sueños que no contó aquel camarero. ¿Te atreviste a ser feliz? Ventanas, ojeras y parches. Espérame por favor. La inercia de seguir sin saber muy bien por qué. Caminar con los ojos en otros calendarios. Los consejos que das, que nunca cumples. Cambio climático en la habitación. ¿No crees que habrá algo que aprender?

martes, 13 de abril de 2010


Le he robado la cartera a la tristeza, he pasado tardes muertas con mis culpas, he tomado drogas pasando noches enteras fuera de mi cuerpo, he bebido los licores de la más absoluta felicidad y también me han aplastado los miedos de la infancia. He querido y he odiado, fui capaz de saltar las tapias del rencor, he pedido perdón, he hecho cosas irreparables, he mentido por un beso y he dicho la verdad aun sabiendo que así lo perdería todo. He tanteado con mi mano el camino de tu espalda encontrando el tiempo perdido. He sido Electra, Pandora y Penélope. He follado en lugares que ni te imaginas, he flotado desnuda en el mar de tus entrañas, fui capaz de atrasar los calendarios, he corrido delante de la poli, he visto llorar a mi madre, he subido a trenes sin destino, vi como España ganaba el mundial en el chiringuito de la playa, he hecho muchísimas cosas por muchas personas, he ocultado mis defectos, he visto a la pobreza pasearse por las aceras, hice un mundo a tu medida, me conozco de memoria tus cosquillas, me han engañado, he sido fiel y he dado hasta vaciarme. He firmado 900 despedidas, he probado la anestesia, he sido cobarde y valiente como quien viaja de Groenlandia hasta la Antártida, he pensado que no valía para escribir. De pequeña vi a Beckham desde el autobús y también a Bardem a través del cristal de un hotel. He escuchado a los árboles, me he hecho la dormida y he probado la gloria tras darlo todo por perdido. Me he gastado mucho dinero en cosas innecesarias, me han roto el corazón de todos los modos posibles y también he hecho mucho daño. Me he perdido en Madrid, he viajado en business y a dedo, he visto el amor con estos ojos, he hecho caso a mi cabeza y a mi corazón, he probado 1000 salivas diferentes pero lo más importante,
he conseguido que me ames.
[Adaptacion mía de un texto de Marwan]

sábado, 10 de abril de 2010


Te he esperado de muchas maneras, espere como Penelope esperaba a Ulises, Romeo esperaba a Julieta y Beatriz esperaba a Dante para rescatarla... me he llenado de tus recuerdos, de los momentos que pasamos juntos, de los países que hemos visitados, de nuestras alegrías, de nuestras peleas... Entonces, mire hacia atrás, hacia el camino que mis pasos habían dejado, y no te vi.

lunes, 22 de marzo de 2010

Es curioso lo que pasa con los problemas técnicos, por lo general consigues descubrir que es lo que ha causado la avería, arreglarlo y dejarlo como nuevo... ojalá fuera igual con los errores humanos. ¿No sería fantástico que cuando la cagas, pudieras averiguar exactamente que fue lo que te impulsó a comportate como una gilipollas y reparar el daño?. Por supuesto... pero sería mejor si pudieramos evitar tomar decisiones estúpidas en primer lugar, pararte a pensar un momento en los daños colaterales que puedes causar... Por ahora, solo podemos decir lo siento.

jueves, 18 de marzo de 2010

Mi paracaídas.

Es lo que hacemos todos, nos lanzamos, y esperamos poder volar, porque si no es así, caeremos como piedras. Y durante la caída nos preguntamos ¿se puede saber por qué he saltado?. Pero aquí estoy, cayendo, y sólo hay una persona que puede hacerme creer que vuelo... y eres tú.

miércoles, 17 de marzo de 2010

*

Nos reímos, y seguimos riéndonos así, hablando sin saber muy bien de qué ni por qué. Después decidimos colgar, prometiendo que nos llamaremos mañana. Es una promesa inútil: lo hubiéramos hecho de todos modos. Cuando pierdes tiempo al teléfono, cuando los minutos pasan sin que te des cuenta, cuando las palabras no tienen sentido, cuando piensas que si alguien te escuchara creería que estás loco, cuando ninguno de los dos tiene ganas de colgar, cuando después de que ella ha colgado compruebas que lo haya hecho de verdad, entonces estás perdido. O mejor dicho, estás enamorado, lo que, en realidad, es un poco de lo mismo...

jueves, 18 de febrero de 2010

Es curioso cómo siempre consigue arrancarme una sonrisa. No puedo evitarlo, se me dibuja en la cara sola. Y mejor todavía, me ilumina el corazón. Hay sonrisas falsas, que sólo manipulan el rostro. Pero no consiguen engañar a nadie, la sonrisa de verdad no se ve en los labios. Se ve en los ojos, que brillan de repente. Es extraño; por muy mal que vayan las cosas, por mucho empeño que ponga yo en estar enfadada o triste, siempre aparece esa sonrisa. Siempre aparece esa persona que consigue arrancármela. Que consigue robármela. Y hacía mucho que no sonreía de esta manera. Hacía mucho que los motivos para estar seria eran mucho más fuertes, hacía mucho que nadie conseguía derribar mi protección a prueba de robos. Y ahora ya no estoy segura de si ha vuelto la sonrisa o me la han robado. La cuestión es que me gusta sentir esa luz en mis ojos. Me gusta sentir el corazón brincando en el pecho. Me gusta sentir el aleteo de mi alma. Y me gusta sentir que vuelve a haber un siempre. Aunque para mí el siempre no sea más que un continuo por ahora. Pero hay que ver cómo me gusta este por ahora. Cómo me gusta mi sonrisa.
Y la tuya.

lunes, 15 de febrero de 2010

Me importa una mierda lo que te pase, porque a tí te importó una mierda lo que me pasaba a mí. Te importó una mierda que yo confiara en tí, te importó una mierda lo que yo sentía por tí. Te importó una mierda joderme. Así que ahora ya está. Yo no tengo nada más que hablar contigo ni me interesa lo que tengas para decirme porque esas palabras salidas de tu boca no las creo, no me sirven, no me llenan, no significan nada ... No valen nada. O mejor dicho, valen lo mismo que tú ... Mientras hablaba con él y le decía todo esto, pensaba: Este hijo de puta me llama para joderme la vida justo en este momento de debilidad cuando me siento tan mal y tengo tantas cosas dando vueltas en la cabeza y también pensaba que cuando cortara el teléfono me iba a sentir peor. Pero no. No fue así. No se porqué y no quiero averiguarlo, pero me siento mejor, me siento como más liviana y sobre todo siento que ese nudo en la garganta de angustia y ese malestar en medio del pecho ya no están, y me siento mejor. Siento un alivio. Ya no lloro más. No me interesas. Ya no quiero sufrir más, no quiero estar mal, no quiero sentir dolor, no quiero estar angustiada, no quiero ese nudo en la garganta, no quiero el dolor en el pecho, no quiero ese vacío en mi corazón.

No quiero perder. No quiero perderme. No quiero perderte.

miércoles, 3 de febrero de 2010

Si entre sonrisas no te das cuenta lo feliz que me hace que me toques y me tiemblen las manos; si no te das cuenta que de reojo te miro y si me miras me invade la vergüenza, y es ahí cuando me doy cuenta de que te quiero, y en demasía; y no es que quiera quererte menos. Te quiero lo necesario, pero no sé si lo justo. Te quiero y no me canso de repetirlo. Si entre sonrisas no te das cuenta de lo feliz que me hace tenerte al lado, querer dormir mientras me acaricias; si no te das cuenta de que me encanta saber que sólo con estar ahí cambias mi humor, te lo podría decir cuantas veces sea necesario, de las formas y combinaciones que quieras, si es esa la manera correcta para sacarte de los labios un yo también.