martes, 14 de julio de 2009

¿Qué sientes?
No te preocupes. Mucha gente piensa como tú. Mucha gente siente como tú. No estás solo. Incluso si quieres. Cierra los ojos y piensa en tu vida. ¿Te gusta? ¿Eres feliz? ¿Te sientes mal? ¿Qué sientes? ¿Qué piensas? Cierra los ojos. Respóndete. Sólo puedes responderte tú mismo. El resto es nada, nada de nada, no importa. El resto es una estafa, es un estúpido juego o quizás una broma. Cierra los ojos. ¿Qué sientes?

jueves, 9 de julio de 2009


Se escapan las palabras a mi entendimiento y las sonrisas se vuelven amargas, ya no hay sueños tras el espejo... ni aquella luz en tu mirada. Llega la noche, al fin terminó el día. Canta un reloj insoportable, tic-tac tic-tac... Pierdo la mirada tras los cristales de mi ventana, donde la luna se esconde bajo un cielo gris de Octubre. Una noche más sin estrellas, otro día sin un ''te quiero'' cara a cara que yo sienta realmente... Podría reír o tal vez llorar... pero se me escapan los motivos. Y me pierdo como cada noche entre las sábanas, con un ojo medio abierto por si la ilusión quisiera regresar. Duerme el mundo... Llora el cielo... tic-tac tic-tac...





http://instantesdelachicagris.blogspot.com
Aquí iré subiendo los instantes que han pasado por mis ojos y que no he podido dejar de fotografiar, espero que os gusten :)

miércoles, 8 de julio de 2009

Insomnio de amor.

Estoy HARTA, ¿por qué coño siempre estoy pensando en ti?, a todas horas, no sales de mi cabeza ni medio segundo y me jode, claro que me jode, porque seguramente tú ni te acuerdas de que existo y me rebienta. Joder, ¿por qué tengo tu mirada clavada en mi cabeza? ¿Acaso es así como miras a todas? Tus ojos fijos no me dejan dormir por las noches y yo ya no sé que hacer con este puto amor que me desvela...

domingo, 5 de julio de 2009

Se aman en la cama, en el diván, en los hoteles, en una casa. Sin muchas palabras, de pie, a un lado y otro del teléfono se aman, al atardecer y de mañana, dulcemente o como gatos también dulces, absortos en el cuerpo, en el del otro. Cada uno en su silencio, sin memoria, dados a su juego intenso, desasidos, con historias paralelas o sin ellas, con múltiples besos, con sospechas cuneiformes, sin relojes a la vista, sin pretextos se aman.

Leonor Requena