miércoles, 25 de febrero de 2009

Yo no busco nada raro, sólo alguien que me extrañe aunque hayamos pasado todo un día juntos, alguien que se ponga nervioso al verme, que no se aburra de mis charlas aunque pasemos cinco horas en el teléfono, que se alegre de escucharme. Alguien que me acompañe siempre a casa y haga divertido el camino, por más largo que sea; Alguien a quien pueda besar por un simple impulso sin sentirme atrevida. No me importan los regalos, las cenas ni las flores, mientras él demuestre admiración, me conformo con saber que conmigo es donde más le gustaria estar siempre. Y si estuvieras aquí, nada me gustaria más que vivir todo con CONTIGO. Y que conozcas todas y cada una de mis sonrisas, alguien que sólo por mí de todo, que elija quedarse conmigo aunque tenga otros planes, que sienta que antes de mí ninguna otra existió, que sus amigos se cansen de escuchar mi nombre, que escriba las cartas más bonitas del mundo entero aunque tenga la letra fea y sean de dos renglones. Que él piense en mí, mucho más de lo que lo acepta, que sienta que se cae el mundo si discutimos y me abrace tirando su orgullo a la mierda, alguien que me haga reír hasta llorar, y me haga reír cuando no puedo dejar de llorar, que me diga que todas esas canciones de amor le recuerdan a mí, aunque sea mentira, que me diga que estoy guapa, aunque no esté del todo despierta, que me diga que doy los mejores besos, aunque haya habido otra mejor, que me diga que tengo los ojos más bonitos, aunque sean iguales a todos los demás, que le encante mi pelo, aunque siempre esté enredado, alguien que me haga sentir la chic a más afortunada del universo, sólo por el echo de tenerlo.

domingo, 8 de febrero de 2009

Acostada…Pienso en todo eso que me preocupa y que sé que no tiene solución. Me agobio en la cama mientras pienso, mientras sueño despierta...
Mala costumbre esa de irse a la cama y antes de dormir pensar en problemas, porque no concilio el sueño...Y lo único que me hace dormir es pensar en ti...
Porque sueño contigo… conmigo...Y todo eso que me preocupa desaparece,hasta que despierto y desgraciadamente, me doy cuenta que todo fue un sueño, un maravilloso sueño del que nunca me gustaría despertar.




Gracias por todos vuetsros comentarios, por el apoyo, por seguirme. Sé que casi nunca contesto a los comentarios y que me pase muy poco por vuestros blogs pero esque apenas tengo tiempo para subir entradas nuevas. Lo siento mucho y espero pasarme pronto por vuestros rinconcitos que sé que no tienen desperdicio.

martes, 3 de febrero de 2009

Se tumbaron el uno junto al otro en la cama deshecha, con la ropa interior puesta. Ella apagó la luz. Se sentía libre sin nombre. Sin un pasado que la impulsara al sentimentalismo, sin un futuro que la atemorizara. Él la abrazó con cuidado, como si temiera que fuera a romperse, y ella se acurrucó junto a su pecho. Permanecieron así, inmóviles, en silencio, mucho rato, hasta que se quedaron dormidos. Ella soñó con la escena que vivía: sabía que estaba allí, en aquella cama, al lado del amor de su vida de ojos pardos y enmohecidos. Podía ver la escena desde arriba, los dos cuerpos paralelos. Entonces se despertó y acercó sus labios a los suyos. No podía verlo pero lo intuía gracias al tacto y la respiración. Ella lo atrajo con fuerza hacia sí…