lunes, 17 de agosto de 2009

No importa que se nos congelen las manos, que se cristalice la piel como un veneno que ha avanzado demasiado lejos. Yo también te pienso al despertar, aunque tu imagen se desvanezca entre las sábanas que se enfrían. Esta fábula nos ha hecho invisibles. No sabes que te nombro mientras camino, no me oyes, aunque te llevo unido al paladar. No me conformo con vivir así. Imagino que me encuentras y esta herida desaparece, que algo vuelve a poner mis pies sobre el asfalto. Me niego al anonimato, pero ya no quiero existir a solas. Necesito de ti, desespero por hallarte una tarde de frío. Tienen que congelarse nuestros huesos, yo puedo hacer crujir las hojas con mis pasos. Sólo deseo que me sigas sin mediar explicaciones, apenas revelarte con tus ojos. Aunque no. Nunca se me han cumplido los sueños.

http://instantesdelachicagris.blogspot.com

6 comentarios:

Favio dijo...

pero se cumplirán señorita, no pierda la fe ;)




un abrazo desde aqui, donde el frío mata las emociones..

p. Yulep Rikschîjin *live* dijo...

por eso hay que probar, donde menos se lo espera, hasta encontrar el pasaje. De veras gusta tu aire,
besos linda

Dara Scully dijo...

¿Y él dónde está?


miau
de
tostada

Pauu dijo...

Quien la sigue la consigue, o eso dicen :)
Que precioso el texto :*

(L)

lauryta dijo...

Me encanta!! además me siento identificada.. me encanta todo lo que escribes(LL)!

ah, y no dejes nunca de luchar x tus sueños, q la esperanza es lo último q se pierde, eso dicen..!
(:

un beso!!

Andrea dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.