martes, 13 de enero de 2009

Todos nacemos con una caja de fósforos dentro, pero que no podemos encenderlos solos... Necesitamos la ayuda del oxígeno y una vela. En este caso el oxígeno, por ejemplo, vendría del aliento de la persona que amamos; la vela podría ser cualquier tipo de comida, música, caricia, palabra o sonido que engendre la explosión que encenderá uno de los fósforos. Por un momento, nos deslumbra una emoción intensa. Una tibieza placentera crece dentro de nosotros, desvaneciéndose a medida que pasa el tiempo, hasta que llega una nueva explosión a revivirla. Cada persona tiene que descubrir qué disparará esas explosiones para poder vivir, puesto que la combustión que ocurre cuando uno de los fósforos se enciende es lo que nutre al alma. Ese fuego, en resumen, es su alimento. Si uno no averigua a tiempo qué cosas inician esas explosiones, la caja de fósforos se humedece y ni uno solo de los fósforos se encenderá nunca. (Como agua para chocolate)

18 comentarios:

Ana-Banana dijo...

A mí, por ejemplo, leerte, me produce esas explosiones que alimentan mi caja de fósforos.

Un besazo enorme :)

.Amazonica dijo...

Acabo de descubrir tu blof y me gusto muchooo :)
me gusta como escribes :)
un besito

_Dr_G_ dijo...

Un cajita de fósforos no lo había pensado así, que interesante. Saludos

Apple dijo...

Nunca lo vi de esa manera, sinceramente.

Saludos, tienes un hermoso blog.
Te sigo para seguir leyéndote.

Calypso dijo...

Llevo tanto tiempo buscando la chispa que haga que todo salte por los aires que, realmente, a veces dudo de que haya algo que consiga encender mi fósforo...

...o que el día que lo encuentré...Tendré que estar cerca de un parque de bomberos..porque será una explosión en cadena y no quedará ni uno entero...

Me ha gustado tu blog! Te agrego a mis links =)

ana dijo...

Hola, te leo de vez en cuando y la entrada de hoy me gusta, porque coincidimos... como agua para chocolate, ya no me acuerdo, la volveré a ver.

Resulta que habla sobre algo que he pensado hoy, sobre la felicidad, y cómo se siente. ummm, que gustico, me encanta sentirla.

No lo había pensado como una caja de fósforos, pero está buena.

Lorena G.B dijo...

Qué interesante el texto :)
¿Te gustó Como agua para chocolate?
Yo adoro a Anouk *.*

Favio dijo...

el aliento ya estaba y el detonante fue una música ligera en un callejón romántico..

Saludos!!

Someone exactly like you. dijo...

:):) Tengo un fósforo encendido que va a hacer explosiones,lo intuyo.

àngela dijo...

Y esperare al día en que disparen mi cajita de fósforos....

Besos

Marie Augustine. dijo...

Gran libro. Lo más lindo es lo de los fosforos. :)

Idaira dijo...

Muy buen libro ese, de los mejores que he leído ... me encanto la entrada

seo dijo...

me gustó ese libro aunque se me hizo algo pesado.el texto es lindo siempre que encuentres quien encienda tus fosforos



un saludo

Amelie Doyle dijo...

¿Y qué pasa si se terminan los fósforos? ¿También la vida?

Besos.

Dara Scully dijo...

Y entonces, el alma se va para no morirse de hambre.



Un miau grande, señorita gris.

espejismofugaz dijo...

Los fosforos estan contados, hay que saber aprovecharlos bien. Me ha gustao mucho tu blog, te agrego al mio, soy nueva por este mundillo jeje

un besoo!

Gara dijo...

Muy buen escrito,a ver si los mios, prenden chispas ya.

Volvere a leerte,besos

Call me crazy! dijo...

Gracias por este extracto... me hizo bien leerlo... Recién te descubro y está bueno!