viernes, 28 de noviembre de 2008

Ausencias..

Cuando el sol brilla con gran intensidad allí afuera, yo siento este frío en mí, el viento me trajo aquí pero tú no estás. El invierno se hace parte de mí, vive en mi interior. No es el cielo el que se pone gris como en el invierno verdadero, es mi alma que toma ese oscuro color. Otra noche más, una eternidad. Y me pierdo en esta oscuridad. Esta soledad, se hace mi prisión. Sé que no podré olvidarte. Sé que no quiero olvidarte. Fuiste y serás parte de mi, vivimos tantas cosas juntos, crecimos, reímos, lloramos, peleamos…extraño tu voz, tu risa, tus abrazos, tu andar pausado en contraste con tu acelerado hablar, tu locura bonita. Tu ausencia es algo que no conozco, pero que poco a poco se hará costumbre, aunque no deje de doler. Es como esas pulseras que un día nos pusimos, dijiste: “no se ven, pero tú y yo sabemos que están ahí, y cuando menos lo esperas las miras y te das cuenta de que ahí estaban, a pesar de que no las veas todos los días”.Supongo que no volveré a verte por ahora, pero se que estás, busco tu cara en las nubes, el brillo de tus ojos en los ojos de los niños, tu voz en el reventar de las olas y tu risa en mi risa…

jueves, 27 de noviembre de 2008

Y recorriste con tus labios mi clavícula, escribiendo palabras de amor, tinta sobre piel en una noche de ausencias y tristeza.




Y en un frío 26 de Noviembre de 1990 nació una niña,
A, de Arancha.


18 otoños y me mantengo como con diecisiete..

domingo, 23 de noviembre de 2008

PRINCESAS

- ¿Sabías qué el mar aquí es muy importante? Donde más...
- No hay mar aquí.
- Por eso. Es donde más se piensa en él. Las cosas no son importantes porque existan. Son importantes si se piensa en ellas. Como tu hijo que no está pero piensas en él cada día. ¿A que sí? Por eso existe. Porque piensas en él. Mí madre lo dice siempre: que existimos porque alguien piensa en nosotros y no al revés. Dice que lo dijo no se quien. Pero yo creo que se lo inventa ella. Se lo inventa todo según le convenga. Yo en realidad... No creo mucho en dios. Ni soy muy, muy religiosa. Mi madre sí lo es, yo no. Lo único, si he pensado ¿no? Y creo que... Bueno, que lo peor no, no sería que no hubiera nada después de la muerte. Lo peor sería que hubiera otra vida, que fuera como esta.

viernes, 21 de noviembre de 2008

Aunque pase el tiempo, aunque pasen las ganas, aunque pasen otros. Aunque tu cielo ya no sea mi cielo. Aunque tus locuras ya no sean como las mías. Aunque me refugie en otros brazos, aunque te pierdas en otros ojos. Aunque mi vida se aleje de la tuya, y no volvamos a encontrarnos y ya nos quede muy lejos el camino de regreso. Aunque ya no escuche tus palabras, aunque te hayas olvidado de mi voz. Aunque todo siga pasando, aunque mi piel se erice con otro calor. Aunque tus manos recorran otro cuerpo, y ya no te acuerdes de mí. Aunque mi mundo gire en un sentido distinto al tuyo y en mis caminos no encuentre ni el eco de tu voz. Aunque estemos así tan lejos, tan olvidados tratando de recuperar lo que el pasado se llevó. Aunque te haya perdido y no recuerde cómo y por qué. Aunque desaparezcas bruscamente así como apareciste irrumpiendo mis días, mi vida, todo lo que era y hoy ya no compartamos siquiera el mismo aire. Fuiste esperanza cuando no lo había, fuiste sueños entre realidades que hacían daño. Fuiste amor cuando ya no sabía amar. Fuiste tú que sin razones dejaste una razón en mí.

· Lo bueno no dura para siempre, pero sí lo suficiente como para volverse inolvidable.

jueves, 20 de noviembre de 2008

Y tengo miedo, miedo de ilusionarme por tí, de que mi imaginación no pare de volar, de que me robes todas las horas de sueño, de que te conviertas en el mayor de mis deseos, de que no pueda parar de pensar en tí. Miedo de que algún día esos sueños, deseos e ilusiones se desvanezcan de repente sin dejar rastro.

jueves, 13 de noviembre de 2008

Se cansó de caminar sobre los charcos… De sentir el suelo bajo sus zapatos mojados… Cada paso que daba mojaba aún más sus pies… fríos y arrugados de tanta agua… Comenzó a correr, con desesperación… como si le fuera la vida en ello, comenzó a sentir como el viento luchaba contra su carrera, y llevaba hacia atrás sus lágrimas, que, desafiando las leyes de la gravedad, no llegaban a tocas sus mejillas… Entró en el edificio, y comenzó a subir, peldaño a peldaño, sin disminuir la velocidad, su corazón estaba acelerado, su pulso, roto… pero siguió subiendo… Cuando dejó el último piso atrás, se encontró frente a una puerta, y la abrió… entonces, exhaló con fuerza, como si de su último suspiro se tratara, quiso sentir el aire frío entrando en sus pulmones, y hasta sintió un pequeño calambre en la sien… miró a su alrededor, todo estaba desierto… El mundo bajo sus pies… El cielo sobre su cabeza... Volvió a sentirse minúscula… pero esta vez no le importó, ese era su objetivo, ahora quería esconderse, desaparecer aunque fuera sólo un momento, lo que más le dolía, era no poder huir de si misma… -“Bueno, no se puede tener todo”-… pensó con amargura… Avanzó y se sentó en el bordillo, se quitó los zapatos… y los lanzó al vacío, observando como caían… cerró los ojos y aspiró fuerte, muy fuerte… hasta que le dolió… Sintió el aire frío de esas alturas acariciando su rostro… Sólo quiso que la ataran a un sentimiento… sentir que aún podía ser maravillosamente amada… sentir un aliento en su nuca… un susurro en su oído, un tacto cálido en su cintura… y vino a su cabeza cuán absurdas podían llegar a ser sus aspiraciones… si ni siquiera podía mantener sus pies secos… y los zapatos en ellos… Y pensó con amargura… -“Bueno, no se puede tener todo”…- Miró al cielo… del que colgaban miles de estrellas, y levantó su mano, cerrando un ojo, con su pulgar, tapó la luna… se rió de su tontería, y también cayó en la cuenta, de que lo hacía por primera vez en días, lo de sonreír… porque las tonterías eran su mejor oficio, y… de que podía tenerlo todo abriendo su ojo y dejando el pulgar, y su mano, al calor del bolsillo… Bajó de su improvisado asiento, y agradeció estar en su edificio, después de todo, no debía ser agradable, pisar mojado con los pies descalzos… Caminó los metros que la separaban de su hogar con un paso lento… relajado, miró a la luna y le guiñó un ojo, decidió guardar su miedo y los charcos de su alma, junto a su pulgar… en un bolsillo “Bueno…- pensó-… quizá puedo tener más… de lo que pensaba…

domingo, 9 de noviembre de 2008

Viviré para amarte

eternamente en mis sueños..



Me encuentro dormida profundamente, tal vez ya estoy muerta, no lo sé, es mi sueño más remoto y torturante, mi cara esta fría y mi alma vacía, te has ido y no se si volverás.Tu dulce voz hace eco en mi corazón, sólo veo un camino desierto y lleno de dolor, las ojeras en mis ojos como las oscuras manchas en la luna, una espada clavaste en mi corazón el día que te marchaste, mi alma encadenada a tu triste recuerdo,y mi corazón destrozado sólo espera el fin, jamás lograré olvidarte, viviré para amarte, eternamente en mis sueños...

viernes, 7 de noviembre de 2008

Últimamente estoy escasa, las palabras salen truncadas, y los sentimientos guardan sitio en mi puño. Quizás tenga que darme la vuelta y echar a correr. Tal vez tengo que dejar de mirar a cada rato por la ventana para ver si sigues ahi. O quizás ambos deberíamos dejarnos de juegos en los que ni tú, ni yo ganamos. Y sí, mi equilibrio sigue pendiendo de un hilo muy fino que intento mantener haciendo balance entre mi estúpido corazón y mi tonta razón, pero al final ese hilo lo llevas tú. ¿Y sabes? No vale la pena rellenar los espacios para que solo no se carguen de sentimientos. Ambos sabemos que no puede ser, que por lo menos por ahora esto no va a ninguna parte. ¿Porqué? Porque aprender el uno del otro, no hace más que hacernos daño. El punto muerto empieza a ser cada vez más visible y cada instante pesa un mundo y un cuarto. Además siento que mis pasos cada vez son más cortos, y que tú, que tú cada vez estás más lejos..

miércoles, 5 de noviembre de 2008

Noviembre Dulce

Tengo miedo de muchas cosas. Pero tambien tengo miedo de salir de este cuarto y no volver a sentir en toda mi vida lo que siento estando contigo..



¿Quieres ser mi Noviembre?


video

sábado, 1 de noviembre de 2008


Suelo preguntarme cómo puede ser que un simple cigarro sea fuente de una inspiración desaparecida. Suelo preguntarme de dónde salen las palabras cuando no hay sentimientos. Páginas blancas que rellenar. Se cierran las flores con el sol del crepúsculo, rayos naranjas que tiñen un paisaje cargado de descuidos. No hay nada, ni siquiera sombras que asusten. Estoy solo, y aún así desearía ser invisible, un simple espía sin palabras que gritar, sin gritos que esconder. Ha caído la primavera, es como un lapicero lleno de colores, pero yo, me resisto a ella, con mi bolígrafo azul; tintándolo todo de tristeza. El frío en un corazón que se niega a latir el color rojo por falta de sentimientos. No hacen falta nubes para que oscurezca, solamente las palabras de un alma en pena. No estoy triste, tampoco me siento feliz, pero me siento vacío, e intento llenarme con caladas de humo peligroso, que me ennegrece por dentro y me calma las ansias. Ansias de algo que no tengo, ansío tan sólo una larga velada: Con velas, con besos, con caricias, con miradas, con risas, sin lágrimas.


"Never Ending Story"