viernes, 19 de diciembre de 2008



Hay algunas cosas que a pesar de hacernos daño, o de doler, que a veces es lo mismo y a veces no, no queremos olvidar. Otras querríamos olvidarlas y están grabadas en la memoria, tatuadas con lágrimas en las mejillas, esculpidas en las arrugas de la frente. Yo no quiero olvidar que hay mañanas que amanecen mejor, ni quiero olvidar por qué. No quiero olvidar que hay ojos que no necesitan mirar para contar porque se adivinan en la distancia. No quiero olvidar que hay amores que matan y puños que atan. No quiero olvidar que el mundo lo construyo yo cada minuto, y si pierdo un minuto pierdo mi mundo. No quiero olvidar que la risa no siempre es más fácil que el llanto, pero tampoco siempre es más divertida. No quiero olvidar que estoy viva ni que mañana puedo no estarlo. No quiero olvidar que el amor existe, quequiero y que me quieren, y que a veces el amor duele tanto como el desamor, o incluso más. No quiero olvidar algunos besos, algunos lugares, algunos amaneceres, algunas personas. No quiero olvidar el olor de un bebé, ni una risa infantil, ni el primer adiós. No quiero olvidar. No quiero perder cosas. No quiero que con el paso de los años olvide como me sentía en mi cumpleaños cuando era niña. O la primera vez que ví el mar. O aquellos veranos en el pueblo con los abuelos. Aquellas tardes jugando en casa. Aquellos momentos, Aquellos años. Aquellos días. Aquella vida.

8 comentarios:

LOLA dijo...

-AWW-

Que bonitoo ^^ hay cosas que a pesar de hacernos daño no queremos olvidar, como un viejo amor, que nos deja cicatrices aún abiertas en el corazón.
¡Yo tampoco quiero olvidar!

Me gusto bastante tu post, en realidad me gusta como escribes y creo que lo sabias y si no lo sabes, bueno ahora te enteras pues xD

Un abrazo enormeeee!!

Lola Pastel.

marieta. dijo...

Hace mucho, muchísimo que leo tus escritos y es tanta la magia que tienes que nunca has dejado de emocionarme. Te voy a hechar mucho de menos mi nena.

Te quiero muchísimo cosita preciosa (L)

Pásalo genial estas navidades y disfruta al máximo. Feliz navidad!

Dara Scully dijo...

Si olvidamos, morimos. Si nos olvidan, dejamos de existir. Cada recuerdo conforma nuestra existencia, y olvidarnos es negarnos la opción de estar vivos.



Miau

Eterna dijo...

Y los olvidos son silencios tristes...

ana dijo...

Pues ánimo con recordar todo lo bonito que se ha vivido, es de lo mejorcito en sensaciones, lo digo por experiencia, disfruto cada vez que recuerdo momentos agradables, desde la infancia hasta ahora. Claro, que a veces, quiere colarse alguno desagradable, pero no le dejo.

¡¡felices días!!

Deep dijo...

si los recuerdos dejan de existir.. para que vivir si lo que haga mañana ya lo olvidare y ya no aprendere de mis errores ni disfrutare de mis aceiertos...

Muchas veces creemos que olvidamos las cosas, y lo unico que nos falta es la chispa adecuada para recordarlas tal y como eran

Marie Augustine. dijo...

Tenemos ma musica :)

laurita dijo...

Yo tampoco quiero olvidarme de nada !
Porque todas esas cosas nos definen y forman parte de lo que somos.

Me encantan tus escritos, y el nuevo 'look' del blog. Un beso soñadora :)