miércoles, 31 de diciembre de 2008

Adiós 2008..

Me gusta la navidad, por aquello de que la gente por unos días se siente liberada, se sumerge en el vorágine del fin de año, y es hasta más amable, incluso aquellos que son siempre huraños o gruñones el resto del año. Pero la navidad es solo una temporada, luego vienen los días de un nuevo año que recibimos con entusiasmo, y por mucho optimismo imperante, la vida en realidad es dura para muchos siempre y en algún momento para todos, nos vamos dejando los intentos de año nuevo y seguimos llevando la vida con sus exigencias, grandezas y debilidades...





Otro año más que se va y otro nuevo que llega.
He dejado atrás un año lleno de sorpresas, un año plagado de alegría, pero también de tristeza, un año con altibajos, pero al fin y al cabo un año bueno.
Que paseis todos/as una buenísima noche y que empeceis con buen pie el 2009 :)

martes, 30 de diciembre de 2008

Quiero que sepas que me alejé de muchas cosas, que tengo muchos problemas no resueltos, que no quise herirte con la frialdad que te traté, que por las noches casi nunca puedo dormir cuando estoy triste, que me gusta reír mucho, que me encanta hablar contigo, que hay días que soy muy felíz, que siempre exagero mis ilusiones, pero que cuando no lo son lo doy todo. Que tengo ganas de abrazarte, que me arrepiento de no haberme despedido de tí la ultima oportunidad que tuve para verte, que es verdad que lo quise , que es verdad que salí con él, que aunque escribía cosas de amor, era el amor que me faltaba, no el que tenía. Que lo que hago es porque siempre hago lo que siento.Que vas a pensar que es momentáneo, que vas a esperar que se me pase, que tal vez se me pase si no te tengo. Que esta es mi forma de decirte que lo siento, que no tengo nada que esconder. Que no vas a entender nada y yo tampoco lo entiendo. Que son las vueltas de la vida. Que aunque haya pasado tanto tiempo quiero estar. Y si quiero estar es porque te quiero.

sábado, 27 de diciembre de 2008

Y ahi está.
Tu móvil sonando.
UN MENSAJE RECIBIDO.
Y qué casualidad que es él.
ÉL TE HA MANDADO UN MENSAJE.
ACORDÁNDOSE DE TÍ.
PREOCUPÁNDOSE POR TÍ.
PREGUNTANDO POR TUS COSAS.
Y tú te olvidas de ese odio que sentias, y le respondes, y eres la persona mas feliz del mundo por esos pocos minutos. Y sabés por qué? Porque lo quieres. Porque no hay persona en el mundo que te haga sentir tan bien, hasta con un puto mensaje. Porque esa es la persona a la cuál quieres que se quede a tu lado por siempre. Porque darías todo por su sonrisa. Porque hiciste miles de cosas por llegar a estar con él. Porque te arrepentiste muchísimo de haber cometido aquel error que os hundió a los dos. Porque lloraste cada lágrima por su ausencia. Y porque eres esa cria ... Que lo quiere tanto, que lo perdonaría siempre. Cada cagada que cometa, por más que te rompa medio corazón y se lo lleve consigo, TÚ lo vas a seguir perdonando. Y todo por AMOR.

miércoles, 24 de diciembre de 2008

·En realidad no me cansé de tí, me cansé de no poder tenerte, que es muy distinto.

Me cansé de mí, de mis pensamientos, me cansé de llorar para sentirme bien, me cansé de pensar que vendrán tiempos mejores, me canse de sonreír y decir Estoy bien. Me cansé de poner el mismo CD cada vez que pienso en tí, me cansé de tener que ser yo la que inicia la conversación, me cansé de preguntarte que te pasa, me cansé de tu indiferencia, de tu rechazo. Me cansé de caminar por las mismas calles; la misma gente; la misma rutina. Me cansé de mi ropa, de mis complejos, me cansé de llorar, de pensar, de sentir, me cansé de arruinar todo, de no iniciar nada. Sí, me canse de todo lo que me rodea, pero es cuando me canso de mí que empiezo todo de cero. Aprendí con el paso del tiempo a convivir con mi propio hartazgo, a remar contra mi rutina, a luchar contra mis miedos y a evitar los errores. Hoy puedo estar harta de mí misma, pero siempre te estaré observando. Porque aunque me canse de mí, aún no he encontrado la fórmula para cansarme de tí.

martes, 23 de diciembre de 2008

Recuerdos de una historia paralela

Era un domingo después de una comida familiar, habíamos celebrado el cumpleaños de mi abuelo. Yo sólo tenía seis años pero recuerdo ese momento como si fuera ayer, es el recuerdo que tengo más vivo de mi infancia. Tú leías el periódico en el sofá mientras yo revoloteaba por la casa pidiendo a gritos que alguien me prestara atención; me acerqué a tí y tú no levantaste la mirada...te tiré tiernamente de una manga y entonces me miraste y sonreíste.
-¿Qué pasa cariño?- me susurraste.
-¿Por qué no sales a la calle a jugar conmigo?
-Cuando termine de leer el periódico, princesa...

Me quedé unos segundos mirándote sorprendida...no estaba acostumbrada a que me dijeran que no...me fui corriendo al jardín y ahí me puse a llorar. Mis primos seguían jugando como si nada, pero yo quería que salieras tú...a mí no me gustaba jugar con los niños de mi edad, prefería quedarme sentada en la mesa a escuchar lo que decían los mayores...tú me transmitías seguridad, y más allá de los lazos familiares que nos unían sentía una complicidad contigo que no he sentido nunca con nadie más. Apareciste unos minutos más tarde, cuando yo estaba jugando con los barrotes de la barandilla, me cogiste por detrás y me levantaste entre carcajadas... Recuerdo pocas cosas sobre las otras veces que te vi de pequeña...pero sí que recuerdo los nervios del día anterior, las insistentes preguntas a mis padres...y las ansias de correr hacia a ti cuando te veía llegar... Te casaste cuando yo tenía catorce años.

Contra mi voluntad acudí a la ceremonia con un traje pantalón negro que se ajustaba perfectamente a mi repulsión adolescente por el color rosa y al luto que, de alguna forma, quería vivir ese día. Todavía no entendía lo que me pasaba, pero sabía que no me gustaba la idea de verte ahí uniendo tu vida a alguien totalmente ajeno a mí, alguien que hizo que yo dejara de ser tu niña favorita, alguien que me robó tu cariño. El banquete fue una pesadilla vestida de gala. Idas y venidas persistentemente seguidas de mi mirada, fotos en las mesas, bailes con parientes lejanos, y tú no estabas conmigo. Habías empezado una nueva vida y yo no podía hacer nada para cambiarlo...

Seis años después he vuelto a verte. Me miraste de reojo mientras le dabas dos besos a mi madre. Podía verlo en tus ojos, te sorprendiste al verme tan diferente. Con un palmo más de estatura, sin aparatos, con tacones y con los ojos pintados.

-Qué mayor estás...-dijiste en lo que pareció el suspiro. Yo te sonreí.
-Ha pasado mucho tiempo...-(demasiado), pensé.


Te brillaban los ojos...yo estaba a punto de estallar por dentro de la emoción...había vuelto a ser tu niña, lo sabía, no habia ni tiempo ni distancia que pudiera cambiarlo...

No sé cuando voy a volver a verte, ni si algún día se te ocurrirá llamarme, pero ten por seguro que no importa el tiempo que pase, ni las personas que pasen por mi vida. Hay referentes que nunca pueden borrarse y amores que no pueden derrumbarse ni con el mayor de los temblores. Y pase lo que pase, sé que tú siempre serás mi Lucas, y yo siempre seré tu Sara...

domingo, 21 de diciembre de 2008

Mantenía la cabeza bien alta, pero aún seguía observando los rastros de su propia tristeza. Se había marchado noviembre y con él, la posibilidad de volver atrás. Un nuevo mes que se había llevado consigo horas de trabajo, lágrimas, sueños, esperanzas pero nunca su recuerdo. Lo seguía sintiendo en el medio del pecho. Persiguiéndola día y noche. Acorralándola a cada hora. Acosándola con canciones, lugares y momentos que lo traían una y otra vez a sus sentimientos. Los días parecían semanas, las semanas meses, y los meses años. Sentía rechazo por las frases armadas que predicaban que el tiempo curaba todas las heridas. Para ella no existía cura. Sentía que lo había perdido todo y que su corazón se había desgarrado, convirtiéndolo en cenizas que se iban alejando con el viento de un nuevo invierno. Le regalaba las horas al tiempo, desperdiciándolas en encontrar un por qué y un cómo. No entendía como un amor tan grande, de un día para el otro se terminaría. Como esa historia, desaparecería. Esa noche volvió a ser como las últimas noches de su vida. Un café en la madrugada, un cigarrillo y la misma pregunta antes de decir hasta mañana ... ¿A dónde iban los sueños y las esperanzas cuando éstas ya no eran más compartidas? Se había quedado estancada en aquella primera noche, en aquellos primeros besos, de mucho tiempo atrás.

viernes, 19 de diciembre de 2008



Hay algunas cosas que a pesar de hacernos daño, o de doler, que a veces es lo mismo y a veces no, no queremos olvidar. Otras querríamos olvidarlas y están grabadas en la memoria, tatuadas con lágrimas en las mejillas, esculpidas en las arrugas de la frente. Yo no quiero olvidar que hay mañanas que amanecen mejor, ni quiero olvidar por qué. No quiero olvidar que hay ojos que no necesitan mirar para contar porque se adivinan en la distancia. No quiero olvidar que hay amores que matan y puños que atan. No quiero olvidar que el mundo lo construyo yo cada minuto, y si pierdo un minuto pierdo mi mundo. No quiero olvidar que la risa no siempre es más fácil que el llanto, pero tampoco siempre es más divertida. No quiero olvidar que estoy viva ni que mañana puedo no estarlo. No quiero olvidar que el amor existe, quequiero y que me quieren, y que a veces el amor duele tanto como el desamor, o incluso más. No quiero olvidar algunos besos, algunos lugares, algunos amaneceres, algunas personas. No quiero olvidar el olor de un bebé, ni una risa infantil, ni el primer adiós. No quiero olvidar. No quiero perder cosas. No quiero que con el paso de los años olvide como me sentía en mi cumpleaños cuando era niña. O la primera vez que ví el mar. O aquellos veranos en el pueblo con los abuelos. Aquellas tardes jugando en casa. Aquellos momentos, Aquellos años. Aquellos días. Aquella vida.

martes, 16 de diciembre de 2008

Sabía que los silencios no pueden calibrarse, un silencio es un silencio, no puede ser mayor o menor que otro; pero tenía la certeza de que aquel silencio era insuperable, era el mayor que nunca hubiera "escuchado" y estaba convencido de que nadie jamás podría encontrar alguno igual.Sus pisadas sobre las hojas caídas no sonaban, el viento soplaba con fuerza y agitaba las ramas de los árboles pero no se le oía silbar, a su izquierda veía las aguas de un río bajar impetuoso pero no emitía sonido alguno.Una tormenta silenciosa se presentó de repente. Los rayos se sucedían uno tras otro pero no escuchó trueno alguno. La lluvia era tan densa que apenas podía ver unos metros más allá, caía con fuerza, con furia ...pero silenciosa como si de nieve se tratara.En apenas unos minutos desapareció tan repentinamente como había surgido.Se sentía limpio, liviano, como si aquella tormenta se hubiera llevado todas sus cargas, sus preocupaciones, sus sinsabores, sus pesadillas ...El agua acumulada en las hojas de los árboles goteaba incesante sobre la hierba ya mojada. Aquella sensación de tranquilidad que la ausencia de sonidos transmitía le impidió darse cuenta que no podía oler la hierba mojada. Se encontraba en medio de un frondoso bosque, junto a un río que parecía acompañarle en su paseo y no escuchaba ningún tipo de sonido ni podía diferenciar ningún tipo de olor.Aquello le extrañaba pero en ningún momento le asustó, le provocaba una sensación de paz dificil de explicar.Notó como la niebla empezaba a aparecer. No caía, se levantaba desde el suelo. Hasta sus rodillas, hasta su cintura ... Algo le hizo levantar la mirada, unos metros más allá vio a su mujer y a su hija a quien llevaba en brazos. Le estaban buscando, lo notaba por sus gestos, suponía que gritaban su nombre pero no las podía oir. Notó que la densa niebla le llegaba ya a los hombros por lo que se acercó corriendo a ellas.La niebla le llegó a los ojos y le tapó por completo, como una sábana. Apenas podía ver nada pero sabía que su mujer estaba frente a él, la sentía, notaba su respiración ... intentó hablarle pero no salío sonido alguno de su boca. Alargó la mano hacia su cara y la tocó ... lloraba, notaba sus lágrimas mientras la acariciaba con ternura.Se llevó los dedos a la boca para saborear aquellas lágrimas ... eran amargas, lágrimas de tristeza.Por fin lo comprendió. Supo que aquel sabor intenso, cálido, iba a ser lo último que iba a experimentar.Esta vez fueron sus propias lágrimas las que llegaron a su boca ... eran dulces, lágrimas de alegría.

martes, 9 de diciembre de 2008

Twilight

-Y así es como el león se enamoró de la oveja

-"Te quiero más que a nada en el mundo. ¿No te basta eso?"
-"Si, es suficiente. Suficiente para siempre."




"Hay tres cosas de las que estoy segura: Primera, Edward es un vampiro. Segunda, una parte de él se muere por beber mi sangre. Tercera, estoy completa y perdidamente enamorada de él."




video






lunes, 1 de diciembre de 2008

Comencé a caminar despacio, apenas podía respirar. Quise girar mi cabeza, sólo para guardarme su último recuerdo, pero el orgullo pudo conmigo. Siempre igual. Algo dentro de mí quería gritar cuánto lo iba a extrañar, pero hice lo posible para callar mi voz. No quería atormentar aún más su sufrimiento, yo sabía que él me extrañaría más. Comencé a apresurarme entonces, temí que viniera tras mis pasos. Sé que nunca pudo entender que las despedidas son parte de los encuentros. Quise mirar la hora, pensé que los minutos no habían pasado. Y me dí cuenta que nunca uso reloj. El seguía allí parado, viéndome partir. Pude sentir su presencia, inmóvil a dos metros de mí. Seguí caminando, inerte. Cerré mis ojos por un instante, y un mundo de recuerdos pasó por mi mente. Su voz, su sonrisa, nuestros besos. Siempre supe que no sería eterno. Pero él no aceptaría el final. Proseguí mi camino como pude. Y después de un largo rato me di cuenta que había comenzado a lloviznar. Miré al cielo y deje caer algunas gotas sobre mi cara intentando limpiar mi mente de recuerdos. Algo posible sólo por unos segundos. Y pensé en voz alta, la frase que él siempre decía: Somos magia amor, un instante de ilusión que durará para siempre. Y no pude evitar sonreír. Ya había caminado lo suficiente. Había dejado de sentir su presencia. Había pasado el tiempo, anochecía. Hubiera vuelto corriendo a buscar un último beso, pero ya era tarde y nuestros caminos, opuestos. Y él ya no estaba allí. Había aceptado que no éramos eternos

viernes, 28 de noviembre de 2008

Ausencias..

Cuando el sol brilla con gran intensidad allí afuera, yo siento este frío en mí, el viento me trajo aquí pero tú no estás. El invierno se hace parte de mí, vive en mi interior. No es el cielo el que se pone gris como en el invierno verdadero, es mi alma que toma ese oscuro color. Otra noche más, una eternidad. Y me pierdo en esta oscuridad. Esta soledad, se hace mi prisión. Sé que no podré olvidarte. Sé que no quiero olvidarte. Fuiste y serás parte de mi, vivimos tantas cosas juntos, crecimos, reímos, lloramos, peleamos…extraño tu voz, tu risa, tus abrazos, tu andar pausado en contraste con tu acelerado hablar, tu locura bonita. Tu ausencia es algo que no conozco, pero que poco a poco se hará costumbre, aunque no deje de doler. Es como esas pulseras que un día nos pusimos, dijiste: “no se ven, pero tú y yo sabemos que están ahí, y cuando menos lo esperas las miras y te das cuenta de que ahí estaban, a pesar de que no las veas todos los días”.Supongo que no volveré a verte por ahora, pero se que estás, busco tu cara en las nubes, el brillo de tus ojos en los ojos de los niños, tu voz en el reventar de las olas y tu risa en mi risa…

jueves, 27 de noviembre de 2008

Y recorriste con tus labios mi clavícula, escribiendo palabras de amor, tinta sobre piel en una noche de ausencias y tristeza.




Y en un frío 26 de Noviembre de 1990 nació una niña,
A, de Arancha.


18 otoños y me mantengo como con diecisiete..

domingo, 23 de noviembre de 2008

PRINCESAS

- ¿Sabías qué el mar aquí es muy importante? Donde más...
- No hay mar aquí.
- Por eso. Es donde más se piensa en él. Las cosas no son importantes porque existan. Son importantes si se piensa en ellas. Como tu hijo que no está pero piensas en él cada día. ¿A que sí? Por eso existe. Porque piensas en él. Mí madre lo dice siempre: que existimos porque alguien piensa en nosotros y no al revés. Dice que lo dijo no se quien. Pero yo creo que se lo inventa ella. Se lo inventa todo según le convenga. Yo en realidad... No creo mucho en dios. Ni soy muy, muy religiosa. Mi madre sí lo es, yo no. Lo único, si he pensado ¿no? Y creo que... Bueno, que lo peor no, no sería que no hubiera nada después de la muerte. Lo peor sería que hubiera otra vida, que fuera como esta.

viernes, 21 de noviembre de 2008

Aunque pase el tiempo, aunque pasen las ganas, aunque pasen otros. Aunque tu cielo ya no sea mi cielo. Aunque tus locuras ya no sean como las mías. Aunque me refugie en otros brazos, aunque te pierdas en otros ojos. Aunque mi vida se aleje de la tuya, y no volvamos a encontrarnos y ya nos quede muy lejos el camino de regreso. Aunque ya no escuche tus palabras, aunque te hayas olvidado de mi voz. Aunque todo siga pasando, aunque mi piel se erice con otro calor. Aunque tus manos recorran otro cuerpo, y ya no te acuerdes de mí. Aunque mi mundo gire en un sentido distinto al tuyo y en mis caminos no encuentre ni el eco de tu voz. Aunque estemos así tan lejos, tan olvidados tratando de recuperar lo que el pasado se llevó. Aunque te haya perdido y no recuerde cómo y por qué. Aunque desaparezcas bruscamente así como apareciste irrumpiendo mis días, mi vida, todo lo que era y hoy ya no compartamos siquiera el mismo aire. Fuiste esperanza cuando no lo había, fuiste sueños entre realidades que hacían daño. Fuiste amor cuando ya no sabía amar. Fuiste tú que sin razones dejaste una razón en mí.

· Lo bueno no dura para siempre, pero sí lo suficiente como para volverse inolvidable.

jueves, 20 de noviembre de 2008

Y tengo miedo, miedo de ilusionarme por tí, de que mi imaginación no pare de volar, de que me robes todas las horas de sueño, de que te conviertas en el mayor de mis deseos, de que no pueda parar de pensar en tí. Miedo de que algún día esos sueños, deseos e ilusiones se desvanezcan de repente sin dejar rastro.

jueves, 13 de noviembre de 2008

Se cansó de caminar sobre los charcos… De sentir el suelo bajo sus zapatos mojados… Cada paso que daba mojaba aún más sus pies… fríos y arrugados de tanta agua… Comenzó a correr, con desesperación… como si le fuera la vida en ello, comenzó a sentir como el viento luchaba contra su carrera, y llevaba hacia atrás sus lágrimas, que, desafiando las leyes de la gravedad, no llegaban a tocas sus mejillas… Entró en el edificio, y comenzó a subir, peldaño a peldaño, sin disminuir la velocidad, su corazón estaba acelerado, su pulso, roto… pero siguió subiendo… Cuando dejó el último piso atrás, se encontró frente a una puerta, y la abrió… entonces, exhaló con fuerza, como si de su último suspiro se tratara, quiso sentir el aire frío entrando en sus pulmones, y hasta sintió un pequeño calambre en la sien… miró a su alrededor, todo estaba desierto… El mundo bajo sus pies… El cielo sobre su cabeza... Volvió a sentirse minúscula… pero esta vez no le importó, ese era su objetivo, ahora quería esconderse, desaparecer aunque fuera sólo un momento, lo que más le dolía, era no poder huir de si misma… -“Bueno, no se puede tener todo”-… pensó con amargura… Avanzó y se sentó en el bordillo, se quitó los zapatos… y los lanzó al vacío, observando como caían… cerró los ojos y aspiró fuerte, muy fuerte… hasta que le dolió… Sintió el aire frío de esas alturas acariciando su rostro… Sólo quiso que la ataran a un sentimiento… sentir que aún podía ser maravillosamente amada… sentir un aliento en su nuca… un susurro en su oído, un tacto cálido en su cintura… y vino a su cabeza cuán absurdas podían llegar a ser sus aspiraciones… si ni siquiera podía mantener sus pies secos… y los zapatos en ellos… Y pensó con amargura… -“Bueno, no se puede tener todo”…- Miró al cielo… del que colgaban miles de estrellas, y levantó su mano, cerrando un ojo, con su pulgar, tapó la luna… se rió de su tontería, y también cayó en la cuenta, de que lo hacía por primera vez en días, lo de sonreír… porque las tonterías eran su mejor oficio, y… de que podía tenerlo todo abriendo su ojo y dejando el pulgar, y su mano, al calor del bolsillo… Bajó de su improvisado asiento, y agradeció estar en su edificio, después de todo, no debía ser agradable, pisar mojado con los pies descalzos… Caminó los metros que la separaban de su hogar con un paso lento… relajado, miró a la luna y le guiñó un ojo, decidió guardar su miedo y los charcos de su alma, junto a su pulgar… en un bolsillo “Bueno…- pensó-… quizá puedo tener más… de lo que pensaba…

domingo, 9 de noviembre de 2008

Viviré para amarte

eternamente en mis sueños..



Me encuentro dormida profundamente, tal vez ya estoy muerta, no lo sé, es mi sueño más remoto y torturante, mi cara esta fría y mi alma vacía, te has ido y no se si volverás.Tu dulce voz hace eco en mi corazón, sólo veo un camino desierto y lleno de dolor, las ojeras en mis ojos como las oscuras manchas en la luna, una espada clavaste en mi corazón el día que te marchaste, mi alma encadenada a tu triste recuerdo,y mi corazón destrozado sólo espera el fin, jamás lograré olvidarte, viviré para amarte, eternamente en mis sueños...

viernes, 7 de noviembre de 2008

Últimamente estoy escasa, las palabras salen truncadas, y los sentimientos guardan sitio en mi puño. Quizás tenga que darme la vuelta y echar a correr. Tal vez tengo que dejar de mirar a cada rato por la ventana para ver si sigues ahi. O quizás ambos deberíamos dejarnos de juegos en los que ni tú, ni yo ganamos. Y sí, mi equilibrio sigue pendiendo de un hilo muy fino que intento mantener haciendo balance entre mi estúpido corazón y mi tonta razón, pero al final ese hilo lo llevas tú. ¿Y sabes? No vale la pena rellenar los espacios para que solo no se carguen de sentimientos. Ambos sabemos que no puede ser, que por lo menos por ahora esto no va a ninguna parte. ¿Porqué? Porque aprender el uno del otro, no hace más que hacernos daño. El punto muerto empieza a ser cada vez más visible y cada instante pesa un mundo y un cuarto. Además siento que mis pasos cada vez son más cortos, y que tú, que tú cada vez estás más lejos..

miércoles, 5 de noviembre de 2008

Noviembre Dulce

Tengo miedo de muchas cosas. Pero tambien tengo miedo de salir de este cuarto y no volver a sentir en toda mi vida lo que siento estando contigo..



¿Quieres ser mi Noviembre?


video

sábado, 1 de noviembre de 2008


Suelo preguntarme cómo puede ser que un simple cigarro sea fuente de una inspiración desaparecida. Suelo preguntarme de dónde salen las palabras cuando no hay sentimientos. Páginas blancas que rellenar. Se cierran las flores con el sol del crepúsculo, rayos naranjas que tiñen un paisaje cargado de descuidos. No hay nada, ni siquiera sombras que asusten. Estoy solo, y aún así desearía ser invisible, un simple espía sin palabras que gritar, sin gritos que esconder. Ha caído la primavera, es como un lapicero lleno de colores, pero yo, me resisto a ella, con mi bolígrafo azul; tintándolo todo de tristeza. El frío en un corazón que se niega a latir el color rojo por falta de sentimientos. No hacen falta nubes para que oscurezca, solamente las palabras de un alma en pena. No estoy triste, tampoco me siento feliz, pero me siento vacío, e intento llenarme con caladas de humo peligroso, que me ennegrece por dentro y me calma las ansias. Ansias de algo que no tengo, ansío tan sólo una larga velada: Con velas, con besos, con caricias, con miradas, con risas, sin lágrimas.


"Never Ending Story"

martes, 28 de octubre de 2008


Trataré de explicarte lo que siento, porque no es un día bueno, y quería que lo supieras. Esta vez si me siento mal. No tengo ganas de nada, y mucho menos de quererte. Me duele tu indiferencia, y cuando llegas son solo pocos minutos, ni siquiera pude preguntarte cómo estas. Quizás mi más doliente pensamiento se esté realizando, pero me duele, y no quiero. Por favor, no te alejes de mí. Por qué me tratas de esta manera? Será que sólo es mi imaginación? No entiendes que me muero por hablarte, por verte. Y ahora nada, me sacas esa ilusión de poder sentir tus labios, tus manos, tu presencia. No te podrás imaginar jamás lo que acabas de romper en mí. Y entiendo tu malestar, te pedí que te cuidaras, pero no me escuchaste y ahora pago tu desaliento. Espero no estar equivocándome sabes? Porque me dolería saber que me estás mintiendo. Me muero por tenerte cerca, me desvivo porque sientas lo mismo que yo en tu interior. Es eso, sólo eso. Ya no quiero tenerte lejos, cuando más juntos estemos, más feliz seré. Y tal vez esté pensando demasiado en ti, y tal vez tendré que comenzar a olvidarte. A tratar de hacerlo. Sé que no podré, sé que ya no te sacaré de mi corazón, que ya nada va a ser igual. Y espero ansiosa el día que pueda volver a ver tu cara. Y no me creas cuando digo que estoy feliz, no ves que sólo lo intento? No ves mi amor y mi dolor,que estoy enferma de tristeza? Entonces, por qué me crees cuando digo que estoy bien, cuando te digo que no me molesta verte con ella.Ya no me creas. Y si te dignas a verme tan solo sonreír, será porque algún beso tuyo se posó sobre mis labios, algún recuerdo quizás. Algún roce de tus manos, sólo eso. Solo espero, solo deseo. Solo en mi recuerdo.

sábado, 25 de octubre de 2008

Entre estas cuatro paredes, te recuerdo

Hoy aquí pasan las horas sin poder evitarlo, miro a mi alrededor y sólo encuentro soledad, vacío y una habitación llena de recuerdos, si, recuerdos gratos que me hacen estremecer.A veces siento como si el tiempo se detuviera en algunos episodios de mi vida, que muchas veces hacen recorrer lágrimas por mis mejillas, unas veces de tristeza y otras de felicidad. Cuantos recuerdos que me hacen viajar a través del tiempo, cuando estoy a solas en mi habitación. Cierro los ojos y te veo ahí sereno, pausado, abrazándome y yo riendo feliz porque estás a mi lado y porque nos amamos, triste ironía porque sólo son recuerdos nada más. Esta habitación se hace pequeña ante todos mis recuerdos, que feliz sería si estuvieras a mi lado amor, pero la vida, esta vida a veces tan cruel te arrebató de mi lado, sin decirme nada. Ya ha pasado mucho tiempo desde aquel terrible día en que me dijiste que todo entre nosotros debía de terminar, mi corazón ese día que estaba moribundo, con tu decisión lo terminaste de matar.

Qué fuerte golpearon tus palabras a mi pobre corazón
y aquí estoy con mis recuerdos a solas en mi habitación...

jueves, 23 de octubre de 2008

Su mirada vacía, llora mares en silencio..

Silencio. Baja las luces, qe tú sola ya te luces. Esta noche qiero disfrutar esta lluvia, contigo. Acércate un poco más, no tengas miedo a la verdad. Qe me mientes, lo sé. Qe te miento, lo sabes. Qe nos mienten, lo sabemos. Qe les mentimos, lo saben. ¿Qe importa? Si para ser más franco nadie piensa en tí como lo hago yo, aunque tú ni te lo creas. Sin darte cuenta yo hice míos tus ojos, tu mirada, tu sonrisa, tu manera de pensar, tu alegría, tu tristeza, tu mentira y tu verdad. Si es cuestión de confesar qe conmigo nada es fácil, ya debes saber. Tú me conoces bien. Y cuando empieza a amanecer, la verdad es tan cruel. Tú lo sabes, eres testigo. Tú te vestiste de olvido, yo me vestí de silencio. Y ahora tú te me vas, mordiéndote los labios, sabiendo que si nos vemos tú y yo, seguiremos siendo los mismos dos extraños de siempre. Sin lunas plateadas, ni rastros de sol. Y ahora tú te me vas con un poqito de mí, justo el poqito qe no qería. No, no veas mis ojos. No, no quiero revelar mis secretos. Y ahora tú te me vas sin saber qe yo despacio voy por tu corazón...

sábado, 18 de octubre de 2008

Nunca te quejes de nadie, ni de nada, porque fundamentalmente tu has hecho lo que querías en tu vida. Acepta la dificultad de edificarte a ti mismo y el valor de empezar corrigiéndote. El triunfo del verdadero hombre surge de las cenizas de su error. Nunca te quejes de tu soledad o de tu suerte, enfréntala con valor y acéptala. De una manera u otra es el resultado de tus actos y prueba que tú siempre has de ganar. No te amargues de tu propio fracaso ni se lo cargues a otro, acéptate ahora o seguirás justificándote como un niño. Recuerda que cualquier momento es bueno para comenzar y que ninguno es tan terrible para claudicar. No olvides que la causa de tu presente es tu pasado así como la causa de tu futuro será tu presente. Aprende de los audaces, de los fuertes, de quien no acepta situaciones, de quien vivirá a pesar de todo, piensa menos en tus problemas y más en tu trabajo, y tus problemas sin alimentarlos morirán. Aprende a nacer desde el dolor y a ser más grande que el más grande de los obstáculos. Mírate en el espejo de ti mismo y serás libre y fuerte y dejarás de ser un títere de las circunstancias porque tu mismo eres tu destino. Levántate y mira el sol por las mañanas y respira la luz del amanecer. Tú eres parte de la fuerza de tu vida, ahora despiértate, lucha, camina, decídete y triunfarás en la vida; nunca pienses en la suerte, porque la suerte es: El pretexto de los fracasados.

jueves, 9 de octubre de 2008

Doña Suerte

es una puta.

Dime si no es verdad que en tu ausencia se esconden graves desgracias y estúpidos accidentes, dime si no es cierto que todo lo que no tocas se rompe en mil pedazos, pero que a tu paso todo son victorias y gritos de alegría. A tu encuentro acuden los afortunados, pero a mi ya no me hallarás entre ellos.
¿Tan caprichosa eres que haces mal a aquellos que no te rodean? ¿Tan estúpida eres que otorgas a quien no merece las mejores cosas? ¿Cuál fue, quién fue el necio que otorgó semejante poder a una puta como tu? No, a mi ya no me hallarás entre todos esos.
Te crees especial por poseer tu poder, tu corte de gritos de alegría y riquezas, pero sólo en la oscuridad hallarás descanso, y será entonces cuando acudas a nosotros. Tal vez demasiado tarde para hacer felices a cuantos te rodeen entonces, pero a mi no, a mi no me hallarás entre ellos.
Todos te desean por el simple hecho de existir, por el simple hecho de ser quien eres, todos sueñan en rozarte… Sentirte cerca y convertir sus insulsas vidas y desgracias en otro estúpido encuentro con Felicidad. Todos impulsados por una melodía distinta, avanzando en distintos tempos a la vez, llegará el día en que la música dejará de sonar… ¿Lo ves? Eres una puta. Pero a mi no, yo no me encuentro con ninguna de las dos.
¿Por qué no me alegro ahora de tu llegada? En tus palabras siento la desgracia, en tus ojos veo fantasmas de un pasado, a los que oigo susurrar… Tú fuiste quien lo permitió, quien paró corazones y permitió que no hubiera razones. Y ahora apareces y pretendes que te agradezca cuanto me das… Ya deberías saber que desde la oscuridad la luz puede cegar... Doña Suerte, eres una puta.

martes, 7 de octubre de 2008

Y solo quedaron

espacios vacíos.En silencio.


Me miras. Y tus ojos se pierden sin saber hablar. Pero me dices, me gritas, me sientes. Todo en silencio. Me quieres. ¿Desde cuándo? Echemos la vista atrás -alto, no dejes de mirarme. No sueltes mis ojos - y señalémoslo en el calendario. En rojo, en negro, fatídico, magnífico. Absurdo o eterno, solo nosotros. En realidad, y lo sabes mejor que yo, no podemos. Somos atemporales -sigue mirándome - y lo seremos siempre, como si hubiéramos dado un salto al vacío y, en medio de la caída, sin saber cuándo, nos hubiéramos cogido de la mano. Y sin fecha en el calendario, te miro, y el corazón me da volteretas dentro del pecho. Será, quizás, porque te quiero. ¿Y tú? -vuelve a mirarme - Tú también, sabe Dios que estoy en lo cierto.



Gracias por todos vuestros comentarios, por vuestro apoyo día a día, gracias por leerme :)
Una chica preguntó que si los textos eran míos o si los sacaba de algun sitio, pues sí, son míos. Espero que os esté gustando este pequeño rinconcito. Una vez más GRACIAS :*

domingo, 28 de septiembre de 2008

El amor no tiene edad

Rozó su nuca con los labios, despacio, sintiendo el calor de su cuerpo en el corazón. Dormida, igual que una chiquilla, le parecía un ángel. Se acomodó junto a ella, con el alma gritándole, y la miró con esa ternura que se huele entre los que aman con algo más que locura. Era su princesa, su niña, y sentirla cerca le era tan necesario como respirar. No podía imaginar la vida sin ella.-Sabes que te quiero, ¿verdad? - rozó su sien, apartándole un rizo dorado, y esperó el sonido de su respiración.Ella se revolvió en sueños y una sonrisa brotó de sus labios. Él sonrió también, y con mirada de niño, embelesado, se tumbó junto a ella y la rodeó con sus brazos.-Te quiero, te quiero... - le susurró al oído, notando cómo su corazón latía más fuerte, sintiendo una emoción que jamás, en sus trentaitantos años, había sentido.Y ahora, allí, tumbado junto a ella, junto a aquella niña a la que tantos años sacaba, se daba cuenta de que nunca había vivido de verdad, y que aquella emoción sincera, tan pura que le llenaba los ojos y el corazón de lágrimas, era su aire, su razón, su sentido. Porque sin aquella mujer de cabellos de oro, sin su Cristal, estaría muerto.


Se amaron, pese a todo, a cambio de nada. Se amaron como nunca porque se sintieron siempre.

viernes, 19 de septiembre de 2008

Vuelves..

Vuelves. De nuevo apareces exigiendo el lugar que tienes en mi vida. De nuevo mil lo siento preparan tu regreso. Y me digo que no estaré para recibirte. Vuelves. Y de nuevo consigues que por un segundo te lo perdone todo a cambio de una sonrisa. Vuelves. Reapareces con un Hola, ¿Cómo estás? como quien acaba de irse. Como si sólo unos minutos separaran tus labios de este momento. Vuelves. Presionas para que te deje entrar. Y haces que me convierta en una abogada ante mí misma. Vuelves. Empujas. Exiges. Vuelves. Y de nuevo tu sonrisa se dibuja en mi mente y el dolor desaparece. Estás como si jamás hubieses dejado de estar. Como si te hubieses levantado justo esta mañana y me hubieses dicho: Hasta el mediodía, cariño. Y yo te veo volver y he de reprimir mi cara de idiota y los deseos de decirte hola de nuevo. Vuelves, pero ya no debo estar aquí esperándote. No debo permitirme a mí misma volver a creerte. No debo perdonarte, aunque me lo pida a mí misma. Vuelves, pero jamás para quedarte. Vuelves, y si te dejo volver, volverás a irte. Vuelves, y yo no debo estar aquí esperándote.


· Siempre me pregunté, ¿qué pasaría cuando lo vuelva a ver? Pero no pasó nada. Sólo me quedé parada, viéndote a lo lejos.

viernes, 12 de septiembre de 2008

Amor a flor de piel..

-¿Porqué te vas cuando me ves llegar,es que acaso te molesto?
-No,no es eso..
-¿Entonces?
-No lo sé.
-¿Sientes algo por mí?,no es que crea que sí,ni que no es lo que dicen..
-No siento nada por nadie,nunca salgo a la calle con mis sentimientos encima.
-No te entiendo..
-Que los sentimientos a veces son inútiles.
-Pero..¿Sientes algo por mí?
-No lo sé..quizá,aunque mi cabeza trate de decir a mi corazón que solo me harás daño,que solo jugarás conmigo,que apenas te importo en este sentido porqué me querrás mucho como amiga pero amarme no lo harás.
-Nunca me lo he planteado..
-Y ni te lo plantees, total,soy una sentimental,me emborracho de sentimientos.
-¿Pero porque no me lo dijiste antes?¿Tan monstruo crees que soy que no te entendería?
-No,te veo más como un osito cariñoso antes que como un monstruo,quizá nunca llegues a entenderme.. Veo mágia en tus ojos,escucho poesia de tus lábios,mis piernas tiemblan con solo escucharte,el mundo se reduce a dos personas tú y yo y entre nosotros hay una abismo inmenso.. te grito pero eres incapaz de escucharme,tus oídos no están hechos para escuchar mis inútiles palabras,me estremezco cuando dices mi nombre para mi eres ese "algo" inalcanzable que todos hemos tenido alguna vez,lloraría por tí,sufriría por tí.Viajaría al infinito y volvería si me lo pidieras. Porqué quizá tengas la voz desafinada o esa canción se te de un poco mal pero cuando la cantas,ni siquiera noto el suelo floto con la dulce melodía y tu voz desafinada que la hace especial. Porque me he
vuelto más sensiblota y todas las canciones hablan de ti y de mí y las que no simplemente hablan de tí y me hacen llorar y con leer cualquier poema por más malo que sea lloro como una niña sin su piruleta,tengo miedo a abrir la boca y echar todo a perder,a soñar despierta y que mi sueño para tí sea una pesadilla..tengo miedo a tantas cosas.
-Pero..
-No lo estropees por favor,quizá en mi vida vuelva a tener valor de mirarte a la cara,no lo estropees..


En un impulso inesperado la miró a los ojos como jamás lo había hecho se acercó despacito y la besó.

miércoles, 3 de septiembre de 2008

Y lloré a escondidas, para no defraudarte..

Lloré hasta sentir las lágrimas secarse en mis dedos. Lloré hasta respirar profundo y darme cuenta de que ya nadie me hacía bien. Lloré hasta entender que estaba sola y desprotegida en este lugar. Lloré hasta perder la conciencia y sentirme completamente inútil. Lloré, porque comprendí que nada era capaz de hacerme sentir viva y, hasta a veces, poder arrancarme una sonrisa; nada podía ser tan sorprendente y real al mismo tiempo. Lloré porque sentí tu ausencia, esa que hasta hoy nunca había sentido, y por fin logré darme cuenta de que en realidad, aunque me cueste aceptarlo, no es culpa de nadie ni de nada lo que me sucede. Lloré, porque por primera vez en mi vida me sentí realmente sin apoyo, sin amigos, ni nadie a quien recurrir cuando la soledad corta mis palabras y ahoga mi respiración, gozando una dulce venganza de mis errores y tropiezos. Y fue así como me ví de nuevo en esta habitación tratando de recordarte, recogiendo los pedazos de tu boca, armando de a poco tu risa y sepultando otras voces, para poder entre ellas distinguir tus susurros; y sin querer entenderlo, cuando ninguna de las fichas encajaba, entendí que te había perdido y que además, había olvidado tantos sueños y tantos recuerdos felices. Lloré, porque sólo tenía viejos recuerdos, algunas imágenes borrosas de las que casi no distinguía tu lejana y triste mirada. Lloré hasta creerme feliz por un instante, hasta que sin motivos empecé a reír sin parar, sin llegar a entender completamente que estaba haciendo. Lloré hasta verte al lado mío, secando con tanto amor mis lágrimas, tratando de aliviar mí llanto. Lloré, porque de alguna manera me estaba resignando a seguir cada minuto y cada segundo sin tu compañía. Lloré porque creía sentirme fuerte y comprendí que tú me dabas esa fuerza capaz de hacerme sentir el aire rozar con mis labios; lloré porque nunca te diste cuenta de que todo lo que hacía era solamente por tí, porque nunca sentí que mi esfuerzo era suficiente para que te sintieras orgulloso de mí. Lloré, porque vivía cada día sin vivirlo, creyéndome feliz, convenciéndome de que todo lo que hacía estaba bien. Vivía sólo para entregarte miradas, mis energías, mi vida en un segundo y poder sonreír al saber que te quedarías sólo por mí. Y después de eso, volví a entender que cada cosa que hacía era inútil, que a nadie le importaba verdaderamente lo que hacía o dejaba de hacer. Y lloré, para descargar de una vez por todas, todo el dolor que me ocasionaba sentirme tan poca cosa, de pronto me había olvidado de cómo era sentirse orgullosa de una misma, lloré porque te extrañaba y no podía hacer nada para recuperarte. A pesar de mis intentos siempre hay algo que supera mis fuerzas y me derriba haciendo caer una y otra vez de la misma forma, en el mismo lugar, lastimando mi dignidad. Fue así, que al saber que te habías ido perdí todas las ganas de seguir; tal vez me acostumbre demasiado a tenerte cerca y a que me transmitieras cada día un poquito de tu filosofía, porque de cada día hacías una historia diferente. Antes de que llegaras no confiaba en nadie, ni siquiera en mí, y la verdad es que siempre supe que algún día te iba a perder, porque lo bueno nunca dura mucho (al menos para mí) y lloré como tantas otras veces, a escondidas, para no defraudarte. Lloré, porque te necesitaba más que nunca, más que siempre y la noche recién comenzaba.





Este texto te lo dedico a tí, Clara :)

domingo, 31 de agosto de 2008

Me gustaría hablarte de él..

Me gustaría hablarte de él, desde la abrumadora distancia que nos separa y desde la complicidad cotidiana que nos une. Como si este aire nocturno y fresco no me trajera su aroma, como si no dijera su nombre en cada verso, casi sin despegar los labios, como si no me acompañara siempre su voz, como si la ternura no estuviera siempre vestida con su ropa. Me gustaría decirte cómo le extraño y cómo cierro los ojos y disfruto (lo dice una canción), echándole de menos… Hoy termina abril, y media primavera se ha marchado. Las palabras que escribimos se me enredan en los ojos y en la piel, va llenando el cajón de los recuerdos y me tiembla en la boca la sonrisa. Quisiera contarte, cómo es cuando brilla su mirada y se refleja en los hilos de mi blusa, cuánto dice, cuánto calla. Y hasta, a veces, cuánto calla lo que quisiera decir y no se lo permite la imagen del espejo. Mayo se adormece, vuelan las preguntas, huyen las respuestas y sigue este sueño, dormido y despierto, revoloteando entre mis versos. Quisiera decirte cómo es cuando tiembla y dice mi nombre, con todas las letras, y suena a piropo, y sabe a café, y sonríe y brilla, sólo para mí, porque nadie sabe, porque nadie entiende este mundo nuestro hecho con besos de papel y miedos pequeños que se enredan en las piernas y sonrisas que quisieran ser abrazos. Quisiera contarte, desde esta ventana, a la que se asoma sin verme los ojos, cómo es primavera si él está a mi lado, cómo me descubro siguiendo sus pasos, cómo soy la cómplice de esta luz que alegra los días, los meses, los cajones, las palabras que nos regalamos, y escondemos, y rompemos… Quisiera decirte cómo es de bonito sentirme a su lado y escuchar su voz, cercana y amiga, saberme esperada, saberme querida, aún en la distancia de años y años sin saber que estaba, sin saber quien era… Mirar el reloj, escuchar atenta sus pasos serenos, mirar la sonrisa, retenerla acaso y detener el tiempo. Luego, recordarla en silencio, ya de madrugada, y convertirla en versos… Quisiera decirte cómo le echo de menos, cómo no se aparta de mi pensamiento y se queda quieto, enredado en mis párpados, en ese momento, de creer en las hadas, entre la vigilia y el sueño. Te podría hablar, si no fuera un secreto, de sus manos tibias que sólo rocé un momento, y de todo el miedo, como un muro de piedra que obliga al silencio. Pero la memoria no calla, recuerda, como yo recuerdo todas las palabras…, las leo y releo, temblando y sonriendo, tarareo canciones que, a través del tiempo, nos dibujan y dibujan este clandestino y sin embargo inocente sentimiento. Ese miedo que nos deja sin aliento, que nos calla y nos detiene, que nos aleja a veces, que nos une sin remedio, que nos persigue y nos muerde… Quisiera contarte cómo es ese miedo, pero se me escapa, porque él lo custodia, vigila y protege, no lo deja fuera, lo esconde, lo aleja…, y en un arrebato de luz en sus ojos, cuando nadie mira, yo leo en sus labios que me dice «guapa», y tiemblo, y sonrío, y digo su nombre, todo con mayúsculas, sin punto al final, sonando a «te quiero». Quisiera contarte, desde esta ventana, el olor a limpio de su cortesía cuando empuja puertas y paso delante, cuando, en un susurro, le siento mirarme, le dejo instalarse en un rincón antiguo que tiene mi alma y que sólo es mío, y que ahora es nuestro… Me veo en sus ojos como en un espejo, y no soy la misma que tú conocías, me siento tan niña, tan joven, tan embelesada, tan llena de vida… Quisiera decirte qué es esto y no puedo… Como en un susurro, tan cerca y tan lejos, escucho su voz…, «mi niña».

martes, 26 de agosto de 2008

Felicidad, que bonito nombre tiene

Disfruto tanto con los detalles pequeños que las inmensas bellezas me abruman.

Soy feliz oliendo una glicinia, una gardenia.
Soy feliz paseando entre un bosque de mimosas.
Soy feliz viendo los fuegos artificiales acostada en la arena.
Me emociono viendo cómo el sol se esconde en la ría, detrás de las islas Cíes.
Soy feliz viendo mar.
Soy feliz cuando me vuelvo a meter en la cama y todavía está caliente.
Soy feliz escuchando esas canciones que tengo en mi lista de predilectas y escuchando mi música en general.
Soy feliz saltando en un concierto.
Me estremezco cuando observo mis campos a través de la ventanilla del avión.
Soy feliz recordando que en otros momentos también lo fui.
Soy feliz tomando una cerveza.
Soy feliz contigo.
Soy feliz conmigo.

Soy feliz con lo que fui. Soy feliz con lo que nunca fui.

jueves, 21 de agosto de 2008

Cartas de amor..

Y en aquel día de lluvía escuché como el timbre sonaba, -¿Quién se atrevería a llamar con la que caía?-pensé.- Y al mirar por mi ventana me sorprendí al verte, todo mojado sin paraguas y sonriendo como el idiota que nunca dejarás de ser.

-Abréme, ¿No?

-Me lo pensaré va.. jaja. -contesté intentando dejar de alucinar.

-No quiero seguir mojándome va...

-Pasa.

-Buff que frío hace fuera..

-Me lo imagino, ¿Tú aquí?¿Supongo que tendrás algo interesante qué decirme no?

-Encontré esta carta mientras buscaba unas fotos.- La maldita carta, tardé 2 semanas en decidirme si entregarla o no, y cuando por fín me decidí a dejarla en sus cosas, no obtuve ninguna respuesta y ahora 2 meses después le tenía allí..- y me gustaría decirte antes de que digas nada quiero que sepas mi opinión de todo eso.

-Si supieras las veces que me arrepentí de habertela escrito..nunca he sido de cartas pero me salió..y..

-Shhh. -hizo un gesto para que me callara, pero no dejé de hablar,estaba nerviosa, ¿Cuánto había esperado y temido aquel momento?

-No te lo tomes todo al pie de la letra..cuando la escribí.. -decidí negarlo pero ni siquiera me dejó hacerlo

-Me ilusiono leerla, aunque siempre me ha parecido cosas de niños, ésta carta me la he tomado enserio, si lo que dice es verdad me imagino que te habrá costado explicar todo esto delante de un papel, frío y blanco como las mañanas de invierno..

-Sé que fuí cobarde al no decirtelo a la cara, no me habrías entendido, lo que llevo dentro no es ninguna tontería, noto que no soy la misma niña que enviaba cartitas como ésta como un pasatiempo más, creo que jamás fui tan sincera y conseguí plasmarlo en un papel, immortilizarlo, las palabras se las lleva el viento..

-.. No sé qué decirte, sabes muy bien el tipo de tío que soy, que jamás me he tomado una relación enserio, y que si algún día creí estar enamorado me equivoqué totalmente, no creo que pueda darte todo lo que te mereces, aunque si quieres lo intentaría. -¿Aquello era un sueño?Si lo era no quería despertarme..

-No te obligo a qué lo hagas.

-¿Y sí quiero hacerlo?

-Y si quieres hacerlo allá tú..-¿De verdad habían salido aquellas palabras de mi boca?-

-No entiendo porqué te pones así , ¿He hecho algo mal?

-No, he sido yo la que lo he hecho todo mal hasta hoy, el enamorarme, el soñar despierta esperando cualquier palabra tuya, el escuchar canciones pensando en tí, el intentar imaginar que te pasa por la cabeza cuando me miras y me sonríes.. y tantas cosas más.

-¿Dices que has hecho mal en enamorarte de mí? buff..-y bajó la mirada, ¿acaso le importaba?, le veía tan débil..-

-No he hecho más que equivocarme en todo esto..enserio deberías irte.

-¿Y no te gustaría escuchar mi versión de todo esto?-Y ese "algo" en su mirada volvió a dejarme sin habla.. y siguió hablando- No sé expresarme como me gustaría, no entiendo la mitad de las letras de esas canciones en ingles que tanto te gustan, no sé que haces los domingos por la tarde o si has llorado con la última película de amor que vistes.. no sé tantas cosas sobre ti, y tampoco sé si esto en un principio es bueno, solo sé que al leer esta carta no pude evitar venir corriendo hacía aqui y ni siquiera me ha importado si llueve o no, siempre he sido impulsivo y creo que jamás me sentí tan feliz al serlo y aquí me tienes frente a ti, veo unas lagrimillas en tus ojos pero no quiero abrazarte antes de acabar de decir todo lo que tengo aquí dentro, no te creas que es fácil he ensayado este discursillo unas cien veces mientras corría y ahora se me van las palabras y quiero que no olvides este momento jamás. No estoy seguro de lo que siento hacía ti, no he sido bueno jamás enseñando mis sentimientos, sólo sé que me encanta discutir contigo y acabar riendonos de lo estúpido que era el tema de la discusión, me encanta la manera que tocas el pelo cuando estás nerviosa o no sabes que decir, la manera que bajas la cabeza cuando te das cuenta de que no tienes razón y dices lo siento con una voz de niña pequeña y en un tono muy bajo.., me encantan tantas cosas de ti que hasta ahora no me había dado cuenta.. y me arrepiento de ello, lo siento si te hice algún daño, te juro que es lo último que me gustaría haber hecho. Lo siento no sé de que van estos temas de amor..no sé amar.

-Cómo me habría gustado haber escuchado todo esto hace 2 meses, .. cuando lloraba por lo idiota que había sido al dejar la carta entre tus cosas esperando una respuesta como ésta, no habría dudado en enseñarte a amar. Pero ahora ya no sé si creerte..

-Me lo estás poniendo difícil..muy difícil, y ahora sólo quiero saber si sigues sintiendo lo que dice la carta.

-Creo que nunca lo había sentido con tanta intensidad, lo siento mucho pero es es que para mí esto no es real.. saber que el que puso cara a mi príncipe está aqui diciéndome todo esas cosas..-Empezaba a temblar y las lágrimas amenazaban con caer.-

-Quiero que confies en mí, si saltas estaré esperandote abajo y no dejaré que caigas.-en aquel momento metió su mano en el bolsillo mojado y sacó mi carta..

- Quería que me la leyeras tú..pero ya ves no podrá ser...

Y entonces fuí yo la que decidí abrazarle, di 2 pasos y sabía que serían esos pasos que temes antes de algo importante, le abrazé como nunca había abrazado a nadie y le confesé al oído que me sabía cada línea de aquella carta de memoria.

jueves, 14 de agosto de 2008

Volveremos a encontrarnos..


Recordó que una vez se habían abrazado de aquel modo, pensando que sería la última vez. Estaban sentados sobre un dique construido para contener las aguas del río Neuse. Ella lloraba porque cabía la posibilidad de que no volvieran a verse y se preguntaba si alguna vez volvería a ser feliz. En lugar de responder, él le había entregado una nota, que ella leyó camino a casa. La había guardado, y de vez en cuando la releía, entera o por partes. Había leído un par de párrafos centenares de veces, y por alguna razón, ahora volvieron a su mente. Decía:

Nos duele tanto separarnos porque nuestras almas están unidas. Es probable que siempre lo hayan estado y que siempre lo estén. Quizá hayamos vivido mil vidas antes que esta y nos hayamos encontrado en cada una de ellas. Y hasta es posible que en cada ocasión nos hayamos separado por los mismos motivos. Eso significa que este adiós es a un tiempo un adiós de diez mil años y un preludio de lo que vendrá.Cuando te miro, contemplo tu belleza y tu gracia y sé que han crecido con cada vida que has vivido. También sé que te he estado buscando durante todas mis vidas anteriores. No buscaba a alguien como tú, sino a ti, pues tu alma y la mía están destinadas a estar juntas. Y sin embargo, por razones que escapan a nuestro entendimiento, nos han obligado a despedirnos.Me gustaría decirte que todo se arreglará entre nosotros, y te prometo hacer lo que esté en mis manos para que así sea. Pero si no volvemos a vernos y esta es una verdadera despedida, sé que nos reencontraremos en otra vida. Volveremos a encontrarnos, y aunque las estrellas hayan cambiado, no nos amaremos sólo por esa vez, sino por todas las veces anteriores.

miércoles, 13 de agosto de 2008

¿Me perdonas?



En este mundo que nunca llegaré a entender los vientos del destino soplan cuando menos lo esperamos. A veces soplan con la furia de un huracán, y a veces apenas te acarician la mejilla. Pero no podemos rechazar los vientos, pues a menudo traen un futuro que es imposible ignorar. Tú eres el viento con el que yo no contaba, el viento que ha soplado con más fuerza de la que yo podia imaginar. Tú eres mi destino.Me equivoqué, me equivoqué del todo al ignorar lo que era evidente, y ahora te pido que me perdones. Como un viajero prudente, intentaba protegerme del viento, y lo que conseguí fue perder mi alma. Fue una tonteria ignorar mi destino, pero hasta los tontos tienen sentimientos, y me he dado cuenta de que tú eres lo más importante que tengo en este mundo.Pero sobre todo me equivoqué al negar lo que para mi corazón era evidente: que no puedo vivir sin ti.

lunes, 11 de agosto de 2008

(L)

Hace mucho tiempo que tengo ganas de hablar contigo, de verte reír, de escucharte. Hay días que me digo: bueno voy a tratar de olvidarme y no mandarle mensajes porque no quiero joderlo o molestarlo, pero te das cuenta que no llego ni a los dos días de no mandarte un mensaje ni de decirte nada porque realmente estoy constantemente pensando en tí, en tus cosas, en si estas bien o mal y todo lo que tenga que ver contigo, porque necesito de tí, a tu persona, solo tú me puedes calmar y contigo siento que todo va bien y que no necesito de nadie mas, ni de mis padres, ni de mis amigos, ni nada y eso te hace diferente de todas las personas que están y que pasaron por mi vida.




Los mejores 27 meses de mi vida. Gracias a tí. Te amo (L)

viernes, 8 de agosto de 2008

Razón o corazón ¿?


Tan difícil aceptar la realidad por la que uno está viviendo, ver que esa persona que tanto esperaba, no lucha por lo que construimos juntos, que todo está en mis manos, que si lo dejo ir, me arrepentiré, pero al mismo tiempo si lo acepto de nuevo, no se si es lo correcto, o si es para mi o no???...Tantas dudas y preguntas sin respuestas, que a diario me hago...Pensando que el día de mañana será mejor...Es tan difícil decidir entre lo que se siente y lo que se piensa... ¿Qué es lo correcto? No lo sé... y tal vez nunca lo sabré...Tal vez al perderlo salgo ganando, pero mi corazón no dice lo mismo, todo el mundo opina, pero nadie concuerda...Quisiera que ya no volviera jamás, porque el saber que está cerca y no lo puedo tener me daña, pero saber que puedo tenerlo y no hacerlo, es peor.

martes, 5 de agosto de 2008

Observaba la noche detenidamente, como intentando perder un recuerdo de él, de su cuerpo y de su piel con cada parpadedo; intentando depositar cada momento a su lado en una estrella distinta para perder los recuerdos, aceptando el alto precio de ese adiós, porque así se despedía, para siempre, de su alma, del amor.
Se preguntaba en silencio ¿Qué será de la causa de estos ojos inundados de vacío, de esas marcas de desamor?
La cortina danzaba en la oscuridad de la habitación, imitando el movimiento de las olas del mar; envolviendo su mirada en una niebla de seda, regalandole al cielo un instante de luz.
Sus lágrimas caían destrozando el silencio tan delicadamente que, entonces, nadie lo noto, que nadie pudo oírlo.
Cerro los ojos pronfundamente. Una vez más. Intento respirar traquilamente. Falló. Se negó a seguir. No volvió a levantar la mirada. Suspiro. Habia bajado los brazos. Otra vez.
Estaba ebria de nada. Estaba loca de amor. La consumía la nostalgía. En silencio. Con cautela. Con dolor. La maltrataba la memoria, el recordar continuamente cómo él la había hecho sentir. La acobarda letalmente la resaca que le producía aquel último Te quiero. Estaba ebria de nada. Estaba loca de amor.
Suspiro. Sintió las sombras. Sus sombras. Sintió, palpó, la fidelidad que aún, después de tanto tiempo, después de tanta crueldad le profesaba a ese amor perdido y marchito, irrecuperable, pero que había sido real. (Para ella)
Con el dedo indice acaricio el vidrio que separaba sus ojos de la fotografía; sintió al niño abriendo las puertas de la habitación. Lo había estado esperando. Estaba lloviendo,; sabía que vendría. Las tormentas lo aterraban.
Espero encontrarlo, a los pocos segundos, sentado a su lado. Pero no fue así. Se acerco a la mujer y, como si ya estuviese acostumbrado a verla llorar, le pregunto:
- ¿Dónde queda la eternidad?
No dudó. Respondió al instante. Ella lo sabía. Sabía absolutamente todo lo que el necesitaba saber. Y se lo enseñaba poco a poco, y bien. Quería que fuese alguien mejor que ella, que no pudiese caer. Quería que fuese un hombre de hierro. No una persona de cristal, de esas que se rompen de dolor.
Dijo:
- Más allá de las estrellas, y debajo de toda la lluvia del mundo.
- ¿Es lejos?- Sí.
- ¿Es grande?- Es inmensa y eterna.
- ¿Por qué es eterna; de que está hecha la Eternidad?- De recuerdos, de corazones rotos por el extraño dolor que causa el morir lentamente de nostalgia por algo que jamás vivirás.


Jordán Panic, & El Miedo a la Oscuridad

domingo, 3 de agosto de 2008


Es increíble como cuando cierras un capítulo de tu vida y puedes leer la historia desde afuera sin sentirte tú la protagonista, te das cuenta de tantas y tantas cosas que hubieras cambiado, otras que hubieras hecho y muchas más que hubieras dejado de hacer (estas últimas las de mayor cantidad), ahora es tarde, tarde para borrar los malos tragos, tantas lágrimas derramadas sin merecer, tantos preparativos, ilusiones, tantas expectativas expuestas en una sola cosa, pero ... ahora es el momento en el que puedo decir que ya no estoy, por mucho que el mundo gire no lo estaré nunca más. Pues esta vez el libro se cerró, y no sólo está cerrado sino que también lo he guardado en un rincón oscuro de donde nunca nadie lo debió sacar, cerrado, como siempre debió estar.



Porque tú eres la que diseña tu destino. Eres la autora. Tú escribes la historia. Tú escribes tu historia. La pluma está en tu mano y el resultado es el que TÚ elijas.

martes, 22 de julio de 2008

Desde su irrealidad rara mira mares azules, y se tira de cabeza.

Va a perderse por calles desconocidas, con la curiosidad pintada en los ojos y una media sonrisa de esas que saben que encontrarán un puñado de cosas buenas. Se olvidará la realidad en el tren, y cuando pise el suelo, será otra persona, el principio de algo nuevo. Con la cámara en las manos y música ambiental en los oidos, se volverá desequilibrio entre su afán de sentir experimentaciones que rozan lo poco común pero se callan entre normalidad de calles pobladas, y el miedo evidente de estar sola en un lugar desconocido. Pero, a fin de cuentas, es una aventura. Y a la pequeña Arancha le encanta sentir el riesgo en el pelo. Se olvida de su nombre, de sus razones y dominios, y se congracia con esa sensación de libertad que da el saber que eres reina de todos tus pasos, que no hay predestinación ni alevosía, sino un camino en blanco para andar o desandar como mejor te parezca.





Arancha se va de viaje,ocho días.Recordad que estará con su cámara, capturando historias e instantes, personas y personajes,y disfrutando un poco de la playa :)

lunes, 21 de julio de 2008

Escribo...


Escribo porque tengo una necesidad innata de escribir. Escribo porque quiero leer libros como los que escribo. Escribo porque estoy molesta con todo el mundo. Escribo porque adoro sentarme en un cuarto todo el día escribiendo. Escribo porque puedo participar de la vida real solamente si la cambio... Escribo porque tengo miedo de ser olvidada. Escribo para estar sola. Escribo porque tengo una convicciòn infantil en la inmortalidad de las bibliotecas, y en la manera como mis libros están en el estante. Escribo porque es emocionante convertir todas las bellezas y rarezas de la vida en palabras. Escribo porque quiero escapar de la sensación anticipada de que hay un lugar al que debo ir pero al que -como en un sueño-, no logro llegar. Escribo para ser feliz...


Cuando me despierto por las mañanas, todavía en la cama, te imagino sobre las primeras gotas de lluvia. Recuerdo el chubasquero con capucha que me pongo cuando llueve. Es muy reconfortante pensar en ti, yo todavía en la cama y bien tapada. Me da la sensación de que estás junto a mi durmiendo hecho un ovillo. Y pienso en lo maravilloso que sería que fuera cierto.

A veces me siento muy sola, pero intento afrontar la vida con ánimo. Antes de saltar de la cama me doy cuerda a mi misma. Antes de lavarme los dientes, desayunar, vestirme, salir de casa e ir al tuto ya he dado treinta y seis vueltas de clavija. Me digo a mi misma ¡Vamos!, hoy empieza otro día, ¡Ánimo!. No me doy cuenta de que hablo mucho sola. Del mismo modo que tú luchas por seguir adelante , yo debo luchar por seguir adelante también. Pero hoy es domingo y esta mañana no me he dado cuerda. Los domingos no me doy cuerda.












Después de dos días de playa, aquí estoy de vuelta :)
Espero que os esté gustando mi blog, hago lo que puedo con él..jeje
y Muchísimas gracias a todas esas personas a las que no conozco y que tienen un minuto de su tiempo para pasarse por aquí y leerme, y también por dejarme esos comentarios que me llenan tanto. Muchas gracias!!

Un besazo y hasta pronto ^^

jueves, 17 de julio de 2008

I miss you..

Un día en el que la nostalgia se apodera de ti, decides salir a la calle y aferrarte a las rafagas de aire que te acarician el rostro y a sus susurros. Escuchas con detenimiento pero no entiendes nada, el aire cada vez es mas intenso y sientes que te lleva, pero tu te dejas, quieres volar, lo necesitas, estas harta de estar siempre en el mismo lugar, necesitas irte; expandes los brazos y cierras los ojos, te encanta que el viento te acaricie, tu pelo alborotado, esa sensación...te gusta.

Escuchas la voz del viento, te esta diciendo algo. Sin darte cuenta has llegado a un puente, subes y te quedas en lo mas alto, sientes el viento con mas fuerza, te tumbas en lo alto del puente y miras al cielo, un cielo azul con nubes dispersas, algunas claras, otras mas oscuras, miras a tu alrededor pero no hay nadie; solo estas tú y ese bonito paisaje..sientes que has encontrado la tranquilidad que tanto buscabas.




Depues de tanto tiempo te sientes bien, dejas la mente en blanco y solo te concentras en respirar ese aire fresco, pero de repente, Él se cuela en tu pensamiento, rompiendo todos tus esquemas, interrumpiendo tu paz, llenandote de recuerdos, Él..por el que tanto suspiras, el que esta siempre en tu cabeza..si no estas con él no te sientes segura, si no esta él nada es igual, Él ha dejado un vacío en ti, lo necesitas ver ya, tienes ganas de él, de besarle, de abrazarle, de tocarle, de ver su cara mientras duerme, de decirle tequiero tiernamente al oído..pero sabes que aun queda mucho para que eso pase, siempre intentas no recordarlo, pero es algo que supera tus fuerzas, que sobrepasa los limites..cómo no va a estar en mi cabeza si es mi niño? (te preguntas a tí misma). Te hierve la sangre al pensar que puede estar con otra o que quizas el no se acuerda de ti, la pagas con todo el mundo, pero que culpa tienen ellos de que estes loca, enferma,enamorada? y que culpa tienes tú?

No estas acostumbrada a estar lejos de Él, y ahora que lo estas, quien puede llenar el vacio que ha dejado en ti? nadie, porque solo él puede darte lo que necesitas, porque no quieres a nadie mas. El viento te sigue hablando, tu lo escuchas atentamente, no entiendes bien lo que dice, afinas mas el oído y en ese momento escuchas un , "te quiero". Entre asustada y asombrada no sabes si lo que has escuchado ha sido fruto de tu imaginacion o ha sido real..era su voz, una voz entrecortada, pero era la de Él, te decía que te quiere, que te echa de menos, que necesita verte y oir tu voz. Tu cara se habia puesto pálida, sería un mensaje de tu niño? pero cómo? No, estas loca (piensas), estas tan deseperada que oyes hasta voces, pero esque era tan real.. Él estaria pensando en ti en esos mismos momentos? vuestro amor es tan fuerte como para saber lo que Él esta pensando?

Sí, nuestro amor no es como cualquiera, nuestro amor es diferente, es un amor limpio, verdadero, telepático. Te das cuenta de que al igual que tu lo estas pasando mal, él esta en tu misma situación..Él tambien te necesita, Él tambien se levanta abrazado a un hueco vacio, Él tambien se esta volviendo loco de tanto quererte..

Pero vosotros podeis con todo, sois fuertes y vais a aguantarlo todo, esto servirá para hacer vuestro amor mas fuerte.. alguna vez tendriais que separaros. Te das cuenta de que no vale la pena sufrir antes de tiempo, de que no tienes que desconfiar...

El viento vuelve a hablarte y en voz bajita te susurra al oído: "No te preocupes amor, que yo no te olvido..."




martes, 15 de julio de 2008

El sacramento del amor


Te oigo respirar tan lejos de mí.
Siento tu roce tan cercano y real
Y sé que...
mi iglesia no es de plata y oro.
Su gloria va más allá del juicio del alma.
Sus mandamientos son de consolación y calidez.





Sabes que nuestro sueño sagrado...no fracasará

El santuario tan tierno y tan fragil.

El sacramento del amor.

El sacramento de la calidez es cierto.

El sacramento eres tú.




Oigo tu llanto tan lejos de aquí.

Saboreo tus lágrimas

como si estuvieras junto a mí.

Y sé que mis debiles rezos

no son suficiente para curar

las antiguas heridas,

tan profundas y tan queridas.

La revelación es nuestro odio y temor.




Sabes que nuestro sueño sagrado.... no fracasará.

El santuario tan tierno y tan fragil.
El sacramento del amor.
El sacramento de la calidez es cierto.


El sacramento eres tú.



Por la historia de amor más bonita de la televisión, por ellos y por esta fantástica canción de HIM, (The sacrament). Aquí os dejo con el video: